Wednesday, March 15, 2017

Genuine (Auténtica)


In case you didn't know, just because I look calm on the outside doesn't mean I'm feeling calm on the inside.

Sometimes I feel shocked by what people say or do, but I keep my expression calm.

Sometimes on the inside I'm doing a happy dance, while my face may look like I'm just smiling politely.

Sometimes my heart is aching, trying to make it through the next hour without tears, while outwardly I'm conversing like it's a normal day.

Can you relate?

I think we all understand what it's like to feel differently on the inside than what we show on the outside. And that isn't necessarily a bad thing. I don't think it's healthy or wise to live in such a way that every person can immediately tell what we're thinking. Often we need to keep our thoughts to ourselves until Jesus can help us sort them out and see clearly which ones to express.

At the same time, we want to be real and authentic, right?

Years ago my sister asked me if there was one word I would want people to use to describe me, what would it be? The word my heart resounded with was - genuine. I want to always be the real me - no pretense, no fake fronts or simply keeping up appearances.

Though that's been my desire since I was young, for me, being genuine hasn't been easy.

Because of painful experiences when I was a teenager, I spent far too many years keeping tight control over all my emotions. I kept everything to myself and even had difficulty opening up with close friends. It was easier to squelch my emotions than face them. The problem was that this kept me from truly sharing my heart with people.

I praise God that He eventually healed my heart and the pain of the past! He set me free so powerfully that I got a little carried away. For a while I started opening up and sharing all kinds of things with almost anyone. Gradually I realized that wasn't the best way to live either. Not everyone wants to hear what's in my heart. Not everyone values and appreciates what I have to share.

So once again I sought wisdom about what it means to be genuine.

The Apostle Paul understood this struggle. He wrote that "as servants of God we commend ourselves in every way...through glory and dishonor, bad report and good report; genuine, yet regarded as impostors; known, yet regarded as unknown..." (2 Cor. 6:4, 8, 9).

Paul had experienced it all. Some acclaimed him, others maligned and persecuted him. Through it all he stayed genuine by remembering who he was - a servant of God. 

There are times when people misunderstand me or assume untrue things about me. It's hard, but more often than not, the Lord whispers, "Just let it be daughter. You don't have to explain or defend yourself."

There are other times I really want to tell a person what's in my heart, but the Holy Spirit quietly says, "Not now. Wait on my timing."

And there are moments when Jesus prompts me to say things that I otherwise wouldn't. But with heart beating a little faster, I open my mouth and let the words come out.

Each situation is different. There's no formula for authenticity.

In fact, I think that on our own we can't fully understand or practice a life that is genuine. I think Jesus is the only one who demonstrated true genuineness. He knew when to speak and when to be quiet. He knew who to confide in and who to keep at a distance.

Jesus alone can give us the discernment we need, because He knows who we are - in every detail. And He knows the best way for us to live out who He has made us to be.

Being genuine in today's world is not easy. Yet when we listen and follow Jesus' leading, I think we can live in a way that reflects Jesus and is truly genuine.

So next time you realize that how you feel inside doesn't match what's showing on the outside, take courage! Let Jesus lead you one step at a time, helping you be the real you that others need to see. =)


Auténtica

En caso de que no lo supieras, solamente porque parezco calmada exteriormente no significa que me siento igual interiormente.

A veces me siento ofendida por lo que la gente dice o hace, pero mantengo mi expresión calmada.

A veces, en el interior estoy bailando feliz, mientras mi rostro puede mostrarse sencillamente sonriendo cortésmente.

A veces mi corazón duele, tratando de atravesar la próxima hora sin lágrimas, mientras  exteriormente estoy conversando como si fuera un día normal.

¿Te identificas?

Creo que todos entendemos lo que es sentirse diferente en el interior de lo que mostramos en el exterior. Y eso no es necesariamente algo malo. No creo que sea saludable o sabio vivir de tal manera que todas las personas puedan inmediatamente ver lo que estamos pensando. Con frecuencia necesitamos guardar nuestros pensamientos para nosotros mismos hasta que Jesús nos ayude a clasificar y ver claramente cuáles expresar.

Al mismo tiempo, queremos ser reales y auténticos, ¿correcto?

Hace años mi hermana me preguntó si hubiera una palabra que yo quisiera que la gente usara para describirme, ¿cuál sería? La palabra que resonó en mi corazón fue – auténtica. Quiero ser siempre la verdadera yo – sin fingimiento, sin frentes falsos o mantener las apariencias.

Aunque ése ha sido mi deseo desde que era joven, para mí, ser genuina no ha sido fácil.

Debido a dolorosas experiencias cuando era una adolescente, pasé demasiados años manteniendo férreo control sobre todas mis emociones. Mantuve todo para mí e incluso tuve dificultades abriéndome con amigas cercanas. Para mí fue más fácil aplastar mis emociones que enfrentarlas. El problema es que eso me detuvo para compartir verdaderamente mi corazón con la gente.

¡Alabo a Dios porque eventualmente sanó mi corazón y el dolor del pasado! Él me liberó tan poderosamente que me sobrepasé un poco. Por un tiempo comencé a abrirme y compartir toda clase de cosas casi con cualquiera. Gradualmente caí en cuenta que tampoco era la mejor manera de vivir. No todo el mundo quiere escuchar lo que hay en mi corazón. No todos valoran y aprecian lo que tengo para compartir.

Así que una vez más busqué sabiduría acerca de lo que significa ser auténtica.

El apóstol Pablo entendió esta lucha. Escribió que “nos recomendamos en todo como ministros de Dios… por honra y por deshonra, por mala fama y por buena fama; como engañadores pero veraces; como desconocidos, pero bien conocidos …” (2 Co. 6:4, 8,9).

Pablo lo había experimentado todo.  Algunos lo aclamaban, otros lo calumniaban y perseguían. A través de todo eso permaneció auténtico recordando quien era – un siervo de Dios.

Hay veces cuando la gente me malentiende o asume cosas falsas acerca de mí. Es difícil, pero más a menudo que no, el Señor susurra: “Déjalo ser hija. No tienes que explicarte o defenderte.”

Hay otras veces cuando verdaderamente quiero contarle a una persona lo que hay en mi corazón, pero el Espíritu Santo me dice quedamente: “ Ahora no. Espera en mi tiempo.”

Y hay momentos cuando Jesús me hace decir cosas que de otra manera no diría. Pero con el corazón latiendo un poquito más rápido, abro mi boca y dejo salir las palabras.

Cada situación es diferente. No hay una fórmula para la autenticidad.

De hecho, pienso que por nosotros mismos no podemos entender completamente o practicar una vida auténtica. Pienso que Jesús es el único que demostró verdadera autenticidad. Él supo cuando hablar y cuando callar. Supo en quien confiar y a quien mantener a distancia.

Jesús es el único que puede darnos el discernimiento que necesitamos, porque sabe quiénes somos – cada detalle. Y Él conoce la mejor manera para que vivamos como quienes Él nos ha hecho.

Ser auténtico en el mundo de hoy no es fácil. Sin embargo, cuando escuchamos y seguimos la guía de Jesús, creo que podemos vivir de una manera que lo refleje a Él y sea verdaderamente auténtica.

Así que la próxima vez que te des cuenta que como te sientes interiormente no armoniza con lo que muestras exteriormente, ¡anímate! Deja que Jesús te guíe un paso a la vez, ayudándote a ser el tú real que otros necesitan ver.  =)

Wednesday, March 1, 2017

A Good Word (Una Buena Palabra)


Do you feel like life is just too hard some days?
Are you weary of all the bad news that seems never-ending?
Is it tempting to want to give up?

I think everyone has days like this. Everyone has days when they need some word of encouragement to keep going.  

Lately I've been teaching a homeschool class on essay writing. Last week I gave the students the topic of "Why you shouldn't give up when things are hard." I was impressed with the reasons they thought of why we shouldn't give up.

They said -

*Don't give up because it will be worth it in the end.

Think about Joseph, David, and Esther. They had times when they wanted to give up, but in the end the victory, blessing and saving of lives was worth their struggle. We never know what great things God is up to, what great miracles He wants to do through our trials!

*Don't give up because it builds perseverance.

Life on earth is hard; that's just reality. We can't choose a trouble-free life, so we're left with the choice to give up or to persevere through the hard times. James 1:2-4 says, "Consider it pure joy, my brothers, whenever you face trials of many kinds, because you know that the testing of your faith develops perseverance. Perseverance must finish its work so that you may be mature and complete, not lacking anything." Building perseverance isn't a fun process, but it works something good in us. It brings maturity and greater dependence on God's power not our own. 

*Don't give up because when you come through the trial, you'll be able to empathize with others.

The most encouraging people for me have been the ones who have experienced similar suffering. They understand. When they nod their heads and I see the compassion in their eyes, I know I don't have to explain anything. They get it. And when they tell me God is faithful, good, and loving, I believe it because I see Him in them. When we've persevered through our trials and seen God in the midst of them, then we can encourage others who are struggling.

I was encouraged by these three insights from my young students. I pray they will hold on to these truths through the difficulties on this journey of life. And I pray those of us a little farther down the road will continue to encourage each other.

So please don't give up, my friend. Don't despair. Don't retreat from a dark world. You have what you need to keep going, to hold on to hope, and to be a light that shines brightly.

You have Jesus, and He is more than you could ever need!

The Apostle Paul was a man who knew a lot about not giving up in a world full of suffering, evil and hardships. I don't think I could offer you a better word than his exhortation to the Christians at Corinth:

"Be on your guard; stand firm in the faith; be courageous; be strong. Do everything in love."
-1 Corinthians 16:13-14


Una Buena Palabra

¿Sientes como que la vida es sencillamente muy difícil algunos días?
¿Estás cansado de todas las malas noticias que parecen nunca acabar?
¿Es tentador querer darte por vencido?

Creo que todo el mundo tiene días así. Días cuando necesitamos alguna palabra de ánimo para seguir adelante.

Últimamente he estado enseñando una clase de educación en casa sobre Redacción de ensayos. La semana pasada di a los estudiantes el tema de “Por qué no debes darte por vencido cuando las cosas son difíciles.” Me impresionaron las razones que pensaron de por qué no debemos darnos por vencidos.

Dijeron –

*No te des por vencido porque al final valdrá la pena.

Piensa en José, David y Ester. Ellos tuvieron tiempos cuando quisieron darse por vencidos, pero al final la victoria, su lucha valió la pena por las bendiciones y la salvación de vidas. Nunca sabemos lo que Dios está haciendo, ¡qué grandes milagros Él quiere hacer a través de nuestras pruebas!

*No te des por vencido porque eso construye perseverancia.

La vida en la tierra es difícil; ésa es sencillamente la realidad. No podemos escoger una vida libre de problemas, así que quedamos con la elección de darnos por vencidos o perseverar a través de los tiempos difíciles. Santiago 1:2-4 dice: “Hermanos míos,  considérense muy dichosos cuando tengan que enfrentarse con diversas pruebas, pues ya saben que la prueba de su fe produce constancia. Y la constancia debe llevar a feliz término la obra,  para que sean perfectos e íntegros,  sin que les falte nada.” Construir perseverancia no es un proceso divertido, pero produce algo bueno en nosotros. Trae madurez y una dependencia más grande en el poder de Dios y no en el nuestro propio.

*No te des por vencido porque cuando salgas de la prueba podrás empatizar con otros.

La gente que me ha sido de más ánimo ha sido aquellos que han experimentado un sufrimiento similar. Ellos entienden. Cuando asienten con su cabeza y veo la compasión en sus ojos, sé que no tengo que explicar nada. Comprenden. Y cuando me cuentan que Dios es fiel, bueno y amoroso, lo creo porque lo veo a Él en ellos. Cuando hemos perseverado a través de nuestros problemas y visto a Dios en medio de ellos, entonces podemos animar a otros que estén luchando.

Me fueron de ánimo estas tres ideas de mis jóvenes estudiantes. Oro que se aferren a estas verdades a través de las dificultades en este viaje de la vida. Y oro que aquellos de nosotros que estamos un poco más adelante en el camino sigamos animándonos unos a otros.

Entonces, no te rindas, mi amigo. No te desesperes. No te retires de un mundo oscuro. Tienes lo que necesitas para seguir adelante, para aferrarte a la esperanza y para ser una luz que brille intensamente.

Tienes a Jesús y ¡Él es más de lo que jamás podrías necesitar!

El apóstol Pablo fue un hombre que supo mucho acerca de no darse por vencido en un mundo lleno de sufrimiento, maldad y privaciones. No creo que podría ofrecerte una palabra mejor que su exhortación a los cristianos en Corinto:

“Manténganse alerta; permanezcan firmes en la fe; sean valientes y fuertes. Hagan todo con amor.”
-1 Co. 16:13-14

Wednesday, February 15, 2017

The Face Of Christ (El Rostro de Cristo)


Have you ever been following someone in a line where you can only see their back. As you slowly inch forward, you unconsciously form an idea of what the person looks like. Then they turn around and smile at you. And you stare for a moment because they don't look anything like the picture you formed in your imagination.

I can't tell you how many times that has happened to me. The person may be much older or much younger than I thought. Or their facial features may be different than I expected.

The last time this happened, I suddenly realized that you can tell so much about a person by simply looking at their face - approximate age, heritage, even personality to some extent. You can't tell these things by looking at someone's back.

Does this concept remind you of something in the Bible?

Then Moses said, “Now show me your glory.” And the LORD said, “I will cause all my goodness to pass in front of you, and I will proclaim my name, the LORD, in your presence. I will have mercy on whom I will have mercy, and I will have compassion on whom I will have compassion. But,” he said, “you cannot see my face, for no one may see me and live.” Then the LORD said, “There is a place near me where you may stand on a rock. When my glory passes by, I will put you in a cleft in the rock and cover you with my hand until I have passed by. Then I will remove my hand and you will see my back; but my face must not be seen" (Exodus 33:18-23).

God was willing to reveal Himself to Moses, but because of God's holiness, Moses, as a sinful human being, could not look upon God's face.

Moses had special favor and intimacy with God. Yet he could not have the closest intimacy of seeing God's face. He still lacked the full revelation of who God is.

Fast forward thousands of years when a very special baby was born in fulfillment of an angel's message. He was not just any baby, He was - Immanuel, God with us (Matthew 1:23). Jesus is the radiance of God's glory, and the exact representation of His being... (Hebrews 1:3). Jesus is God in visible form.
  
...God said, "Light up the darkness!" and our lives filled up with light as we saw and understood God in the face of Christ, all bright and beautiful (2 Corinthians 4:5-6 MSG).

Jesus came to show us God's "face." Jesus is the full revelation of who God is. (At least as much as we can grasp in this life. I believe in heaven we'll have increasingly greater understanding of God, since He is infinite.)

What does it mean to you that God sent Jesus to "show you His face"?

When you look at Jesus, what do see about who God is?

Is Jesus' face the first one you want to gaze on every day?

One of my favorite passages is the description of Jesus as He is now in heaven. Picturing that glorious face never ceases to fill me with wonder, worship and love.

I turned around to see the voice that was speaking to me. And when I turned I saw seven golden lampstands, and among the lampstands was someone like a son of man, dressed in a robe reaching down to his feet and with a golden sash around his chest. The hair on his head was white like wool, as white as snow, and his eyes were like blazing fire. His feet were like bronze glowing in a furnace, and his voice was like the sound of rushing waters. In his right hand he held seven stars, and coming out of his mouth was a sharp, double-edged sword. His face was like the sun shining in all its brilliance. When I saw him, I fell at his feet as though dead. Then he placed his right hand on me and said: "Do not be afraid. I am the First and the Last. I am the Living One; I was dead, and now look, I am alive for ever and ever..." (Revelation 1:12-18).


El Rostro de Cristo

¿Alguna vez has estado en una fila donde solamente ves la espalda de quien está delante? Mientras adelantas muy lentamente, inconscientemente te formas una idea de cómo es la cara de la persona. Luego, se voltea y te sonríe. Y lo miras muy fijamente por un momento porque no se parece para nada al cuadro que te habías formado en tu imaginación.

No puedo contarte cuantas veces que me ha pasado. La persona puede ser mucho mayor o mucho más joven de lo que pensé.

La última vez que esto sucedió, de repente caí en cuenta que puedes decir mucho acerca de una persona mirando sencillamente su rostro – edad aproximada, herencia, hasta cierto punto hasta su personalidad. No puedes notar estas cosas mirando la espalda de alguien.

¿Este concepto te recuerda algo en la Biblia?

“Déjame verte en todo tu esplendor insistió Moisés. Y el Señor le respondió: Voy a darte pruebas de mi bondad,  y te daré a conocer mi nombre.  Y verás que tengo clemencia de quien quiero tenerla,  y soy compasivo con quien quiero serlo. Pero debo aclararte que no podrás ver mi rostro,  porque nadie puede verme y seguir con vida. "Cerca de mí hay un lugar sobre una roca añadió el Señor.  Puedes quedarte allí. Cuando yo pase en todo mi esplendor,  te pondré en una hendidura de la roca y te cubriré con mi mano,  hasta que haya pasado. Luego,  retiraré la mano y podrás verme la espalda.  Pero mi rostro no lo verás” (Ex. 33:18-23).

Dios estuvo dispuesto a revelarse delante de Moisés, pero debido a Su santidad, un ser humano pecador como Moisés, no podía mirar el rostro de Dios.

Moisés tenía un favor e intimidad especiales con Dios. Sin embargo, no podía tener la más cercana intimidad de ver el rostro de Dios. Todavía le faltaba la revelación total de quien Dios es.

Adelantemos miles de años cuando nació un bebé muy especial en cumplimiento del mensaje de un ángel. Él no era simplemente cualquier bebé, era Emanuel, Dios con nosotros (Mt. 1:23). Jesús es “el resplandor de la gloria de Dios, la fiel imagen de lo que él es…” (He. 1:3). Jesús es Dios en forma visible.

“… Dios dijo: ‘¡Ilumina la oscuridad!’ y nuestras vidas se llenaron con la luz cuando vimos y entendimos a Dios en el rostro de Cristo, brillante y hermoso” (2 Co. 4:5-6, versión de "El Mensaje")

Jesús vino a mostrarnos el “rostro” de Dios. Es la revelación de quien Dios es. (Por lo menos hasta donde podemos apropiarnos en esta vida. Creo que en el cielo tendremos un entendimiento de Dios cada vez más grande, puesto que Él es infinito.)

¿Qué significa para ti que Dios envió a Jesús a “mostrarte Su rostro”?

Cuando miras a Jesús, ¿qué ves con respecto a quién es Dios?

¿Es el rostro de Jesús el primero que quieres contemplar todos los días?

Uno de mis pasajes favoritos es la descripción de Jesús como es ahora en el cielo. Imaginar ese rostro glorioso nunca deja de llenarme de asombro, alabanza y amor.

"Me volví para ver de quién era la voz que me hablaba y, al volverme, vi siete candelabros de oro. En medio de los candelabros estaba alguien "semejante al Hijo del hombre",* vestido con una túnica que le llegaba hasta los pies y ceñido con una banda de oro a la altura del pecho. Su cabellera lucía blanca como la lana, como la nieve; y sus ojos resplandecían como llama de fuego. Sus pies parecían bronce al rojo vivo en un horno, y su voz era tan fuerte como el estruendo de una catarata. En su mano derecha tenía siete estrellas, y de su boca salía una aguda espada de dos filos. Su rostro era como el sol cuando brilla en todo su esplendor. Al verlo, caí a sus pies como muerto; pero él, poniendo su mano derecha sobre mí, me dijo: "No tengas miedo. Yo soy el Primero y el 'Ultimo, y el que vive.  Estuve muerto, pero ahora vivo por los siglos de los siglos…” (Ap. 1:12-18).

Wednesday, February 1, 2017

Impossible Wrapped In Ordinary (Lo imposible envuelto en lo común)

"For with God nothing is impossible." -Luke 1:37 (JUB)

"Jesus looked at them and said, 'With man this is impossible, but not with God; all things are possible with God.'" -Mark 10:27 (NIV)

When we think of God doing the impossible, we usually expect it to be dramatic - like the Red Sea parting or the sun standing still.

But sometimes when God does the impossible, it's wrapped in ordinary.

A newborn baby crying, a mother holding him...something that happens every day. Then one day it was the Son of God as a baby crying. It was the Creator held in the arms of a young woman He created.

That God would become a man is impossible. Yet He did it. Not in a dramatic descent from the skies, but in an ordinary way. He came as a baby, born like every child, with tears and pain followed by joy.

For more than 30 years Jesus walked this earth as God among men. Every moment from Jesus' conception to His ascension was God doing the impossible. Yet most of those moments came in ordinary wrapping - a baby laughing, a young boy running and playing, a Rabbi speaking to crowds, a teacher instructing His disciples....

Some people recognized that Jesus was more than a mere man. Some of them saw past the ordinary to the miraculous. How often do we?

Can we see past the ordinary wrapping to recognize the impossible things God is doing in our lives?

...giving us grace to forgive
...revealing the truth we've sought for so long
...sending provision we need the moment we need it
...making us aware of His presence with us
on and on.

Sometimes we get so caught up in the busyness of life, I think we take for granted the miracles God is doing for us every day.

Underneath so many "ordinary" experiences, if we'll look for it, is the reality of a God who still does the impossible.

Praise His name!

"I am the LORD, the God of all mankind. Is anything too hard for me?" -Jeremiah 32:27


Lo imposible envuelto en lo común

“Porque para Dios no hay nada imposible.” –Lc. 1:37 (NVI)

“Entonces Jesús, mirándolos, dijo: Para los hombres es imposible, mas para Dios, no; porque todas las cosas son posibles para Dios.” –Mr. 10:27 (RV60)

Cuando pensamos en Dios haciendo lo imposible, con frecuencia esperamos que sea algo dramático – como abrir el Mar Rojo o que el sol se quede quieto.

Pero a veces cuando Dios hace lo imposible, viene envuelto en común.

Un recién nacido llorando, una madre sosteniéndole… algo que sucede todos los días. Luego, un día fue el Hijo de Dios llorando cuando bebé. Fue el Creador sostenido en los brazos de una joven que Él creó.

Que Dios se convirtiera en hombre es imposible. Sin embargo, lo hizo. No en un descenso dramático desde los cielos, sino en una manera común. Vino como bebé, nació como todos los niños, con lágrimas y dolor seguidos por gozo.

Por más de 30 años Jesús caminó en esta tierra como Dios entre los hombres. Cada momento desde la concepción de Jesús hasta su ascensión fue Dios haciendo lo imposible. Pero la mayoría de esos momentos vinieron en envoltura común – un bebé riendo, un niñito corriendo y jugando, un Rabino hablando a las multitudes, un maestro instruyendo a Sus discípulos…

Algunas personas reconocieron que Jesús era más que un hombre común y corriente. Algunos vieron lo milagroso más allá de lo común. ¿Con cuánta frecuencia lo hacemos nosotros?

¿Podemos ver más allá de la envoltura común y corriente para reconocer las cosas imposibles que Dios está haciendo en nuestras vidas?

… dándonos gracia para perdonar
… revelando la verdad que hemos buscado por tanto tiempo
… enviando la provisión que necesitamos en el momento en que la necesitamos
… haciéndonos conscientes de Su presencia con nosotros
Una y otra vez.

A veces nos quedamos tan atrapados en las ocupaciones de la vida, que creo que tomamos por sentados los milagros que Dios está haciendo para nosotros todos los días.

Bajo tantas experiencias “comunes,” si la buscamos, está la realidad de un Dios que todavía hace lo imposible.

¡Alabado sea Su nombre!

“He aquí que yo soy Jehová, Dios de toda carne; ¿habrá algo que sea difícil para mí?” –Jer. 32:27

Wednesday, January 18, 2017

Some Questions For A New Year (Algunas preguntas para Año Nuevo)

I'm still praying and thinking about this new year in front of us. I believe it's filled with wonderful opportunities and adventures! I'm also pretty sure there will be challenges and difficulties. So how do we make the most of it? Are our goals for this year focused on what we will do, or on who we will become?

Here are some questions I've been thinking about. Maybe they'll be helpful for you too.

1) Who will I love?
   Will I love the world and its attractions?
   Will I love the ones who are hard to love?
   Will I love those who treasure what is good and hate what is evil?
   Will I love Jesus first and best?

2) Who will I listen to?
   Will I listen to the noise of worldly media constantly telling me what to think?
   Will I listen to the lies Satan whispers to my soul?
   Will I listen to those who speak the truth to me in love?
   Will I listen to God's voice above all else?

3) Who will I serve?
   Will I serve my own selfish interests?
   Will I serve others' expectations of me?
   Will I serve Jesus with all I am?
   Will I serve those around me with humility?

The way we answer these questions ultimately will determine the answer to this final question -

In 2017, who will I become?

I will become like the one I serve.
I will become like the one I listen to.
I will become like the one I love most.

Lord Jesus, please guide us in this new year. Teach us to pay attention to who we serve, who we listen to, and who we love. May you be first and foremost in our lives, so that at the end of this year we will see more of your life in us! Amen.

"I am the vine; you are the branches. If you remain in me and I in you, you will bear much fruit; apart from me you can do nothing." -John 15:5


Algunas preguntas para Año Nuevo

Todavía estoy orando y pensando acerca de este nuevo año que tenemos en frente. ¡Creo que está lleno de maravillosas oportunidades y aventuras! También estoy bastante segura que habrá retos y dificultades. Entonces, ¿cómo le sacamos el mejor provecho? ¿Están nuestros propósitos enfocados en lo que haremos o en quién nos convertiremos?

He aquí algunas preguntas en las que he estado pensando. Quizá sean útiles para ti también.

1) ¿A quién amaré?
    ¿Amaré al mundo y sus atracciones?
    ¿Amaré a aquellos que son difíciles de amar?
    ¿Amaré a quienes atesoran lo bueno y odian lo malo?
    ¿Amaré a Jesús primero y mejor?

2) ¿A quién escucharé?
    ¿Escucharé el ruido de los medios mundanos diciéndome constantemente qué pensar?
    ¿Escucharé las mentiras que Satanás susurra a mi alma?
    ¿Escucharé a aquellos que me dicen la verdad en amor?
    ¿Escucharé la voz de Dios por encima de todo lo demás?

3) ¿A quién serviré?
    ¿Serviré mis propios intereses egoístas?
    ¿Serviré a las expectativas que otros tienen de mí?
    ¿Serviré a Jesús con todo lo que soy?
    ¿Serviré a aquellos a mi alrededor con humildad?

La manera como respondamos estas preguntas determinará finalmente la respuesta a esta última pregunta –

En el 2017, ¿en quién me convertiré?

Me volveré como aquél a quien sirvo.
Me volveré como aquél a quien escucho.
Me volveré como aquél a quien más amo.

Señor Jesús, por favor guíanos en este nuevo año. Enséñanos a prestar atención a quién servimos, a quién escuchamos y a quién amamos. Que tú seas el primero y principal en nuestras vidas, ¡de manera que al final de este año veamos más de tu vida en nosotros! Amén

“Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.” –Jn. 15:5

Wednesday, January 4, 2017

Considering A New Year (Considerando un Nuevo Año)

"Be at rest once more, O my soul, for the LORD has been good to you." -Psalm 116:7

Happy New Year! I hope your year is off to a good start. I'm still not quite over the cold I got before Christmas, so it's been a slow start for me. However, being sick has given me a lot of time to reflect and pray.

2016 was an incredible year for me! At times it was exhausting, painful, confusing, frustrating and impossibly difficult. But it was also a year of much physical healing, of reconnecting with old friends and making new friends, of many desires fulfilled and seeing God do miracles big and small. It was a crazy year, yet so amazing!

As I look forward to 2017, I'm praying about many things.
I'm still asking God what He wants my theme for this year to be.
I'm praying He'll show me what my priorities should be.
Most of all I'm praying that He'll keep me close to Him whatever comes.

What about you?
What positives from 2016 do you want to carry over into this new year?
Has God given you a theme for the year?
Do you feel like He wants to reorder your priorities in any way?
Above all, what is it you want most for your relationship with Jesus this year?

I believe God is able to do above and beyond what we ask or imagine! But sometimes we don't take enough time to stop to imagine possibilities and ask Him. I hope we'll all make the most of this first week of the new year. Let's spend some time with the Lord and let Him fill us with His vision and faith for our new year! =)

May 2017 be our best year yet!
Blessings,
-Joanna


Considerando un Nuevo Año

“Vuelve, oh alma mía, a tu reposo, Porque Jehová te ha hecho bien.” –Salmo 116:7

¡Feliz Año Nuevo! Espero que su año haya comenzado bien. Todavía no estoy completamente recuperada del resfriado que me comenzó antes de la navidad, así que para mí ha sido un comienzo lento. Sin embargo, estar enferma me ha dado mucho tiempo para reflexionar y orar.

¡El 2016 fue un año increíble para mí! A veces fue agotador, doloroso, confuso, frustrante e imposiblemente difícil. Pero también fue de mucha sanidad física, de reconectarme con viejos amigos y hacer nuevos, de muchos deseos cumplidos y ver a Dios hacer milagros grandes y pequeños. Fue un año loco, ¡pero tan increíble!

Mientras miro hacia el 2017, estoy orando por varias cosas.
Todavía estoy preguntándole a Dios que quiere Él que sea mi tema para este año.
Estoy orando que me muestre cuáles deben ser mis prioridades.
Por sobre todo, estoy orando que me mantenga cerca de Él sin importar lo que venga.

¿Qué de ti?
¿Qué aspectos positivos del 2016 quieres pasar a este nuevo año?
¿Te ha dado Dios un tema para el año?
¿Sientes que Él quiere reorganizar tus prioridades de alguna manera?
Sobre todo, ¿qué es lo que más quieres para tu relación con Jesús este año?

¡Creo que Dios puede hacer mucho más allá de lo que pidamos o imaginemos! Pero a veces no tomamos tiempo suficiente para detenernos a imaginar posibilidades y pedirle. Tengo la esperanza de que hagamos lo mejor de esta primera semana del nuevo año.  ¡Pasemos algún tiempo con el Señor y permitamos que nos llene con Su visión y fe para nuestro año nuevo! =)

¡Que 2017 sea nuestro mejor año hasta ahora!
Bendiciones,
-Joanna