Wednesday, June 6, 2012

A Story - Part Two (Una historia – Parte dos)


Here's the second installment of my short story "Never Too Late." 


Part Two:

Late the next morning, Lauren awoke to gray skies outside the window. So much for things looking better in the morning. She groaned as she tried to change positions. Maybe she had actually been run over by a truck and the hospital staff didn’t want to admit it. 

Her door opened and a young nurse wearing green scrubs and a red Santa hat came in.

“How are you feeling today?” Her cheerful tone matched her outfit. 

“Awful. Did the doctor figure out what’s wrong with me?”

The nurse smiled apologetically as she checked Lauren’s IV and various monitors. “I’m afraid not. I need to draw blood for more tests. Dr. Robins is ordering every test he can think of.” 

“Great,” Lauren mumbled. She sighed and rolled her eyes toward the window. Gray skies, gray hopes.

“Don’t get discouraged yet.” The nurse grinned as she stuck Lauren with the needle. “We may be a small hospital, but we work hard to get our patients out of here quick.” With her Santa hat and stewardess smile, she was too jolly for Lauren, who did not feel reassured.

When the needle torture was over and the nurse had gone, Lauren was left alone with her thoughts. Her dream from the night before still haunted her. She had seen Shara wandering lost and alone in a huge crowd of people, but instead of running toward her sister, Lauren had simply walked away. How could she have done that? 

She knew the answer. The same way I’ve lived with the loneliness and carried this pain for so long.

“Oh Lord,” she heard herself say, “I’ve been so foolish and stubborn. Please forgive me!” 

A ray of light caught her eye. A tiny sunbeam had broken through the clouds and was shining right into her room. A tear slid down her cheek. She knew she was forgiven. Thank you Jesus. 

Almost as soon as the peace settled on her heart, a new worry took hold. What if she was too late? She hadn’t seen or heard from Shara in six years! What if something had happened to her sister? What if Lauren’s sickness was fatal? What if she never got to tell Shara how sorry she was and how much she missed her? The ray of sunshine disappeared behind a dark cloud. Lauren’s heart felt the same.


By evening Lauren still hadn’t escaped her anxiety over her situation and the thoughts of her sister. If only she had a friend, someone to talk to, someone to encourage her and tell her everything would be okay. Maybe I could talk to Molly. The kind nurse seemed to genuinely care, unlike her emotionless doctor. 

When the young nurse in the Santa hat came back to check on her, Lauren asked about Molly.

“Oh, she’s off today. She’ll be back tomorrow though.” The nurse grinned yet again and bounced out of the room. 

“No one who works in a hospital should be that perky,” Lauren muttered.

A moment later, the nurse returned, followed by the doctor. 

“Miss Bradley,” the doctor looked her in the eyes for the first time. “I’m afraid I’m about out of tests to run on you. Unless…have you traveled out of the country recently?” 

“Actually, yes,” Lauren replied. “I was in Belize over Thanksgiving.” 

“Well, that opens up a few more possibilities.” He wrote out another order for blood-work and gave it to the nurse before leaving. 

Here we go again…maybe this time he’ll find something.

The bubbly nurse kept up a cheerful chatter as she stuck Lauren yet again. Lauren just closed her eyes and waited for sleep to come.


The sun was shining brightly in the window when Lauren opened her eyes the next morning. There was blue sky as far as she could see. 

She glanced at the clock. 8:46 a.m.  December 21st. Christmas was only four days away, and she was still stranded in a hospital bed. Not that she had any special plans for Christmas. Her dad traveled all the time and extended family was scattered. It was the loneliest time of the year for her since her mother’s death. It used to be such a special holiday. Her mom loved to sing carols around the piano and read the Christmas story from the Bible. It’s been a long time since I’ve thought about the real meaning of Christmas.

Lauren stared up at the ceiling, replaying images of the past in her mind. Her mom putting candles on the “birthday cake” for Jesus, holding hands around the tree while praying, childhood pageants at church. She could still hear the narrator’s voice quoting from Luke’s gospel while she balanced on the “donkey” in her “Mary” costume. 

“Behold I bring you tidings of great joy…. For unto you is born this day in the city of David, a Savior, who is Christ, the Lord…. Peace on earth, goodwill toward men….” 

Peace. That’s what I need. She already had peace with God, forgiveness for her sins. If only she could have peace about her current situation and her sister. 

“Whoever believes in me will not perish but have eternal life.” The words sounded in her heart. Of course, that’s it! She didn’t have to worry. Whatever happened, her eternal destiny was secure. And she knew her sister’s was too. If she didn’t make it through this, Lauren knew she’d go to heaven. And one day Shara will be there too, and we’ll be able to make things right and be together again! It wouldn’t be too late.

She took a deep breath, and exhaled slowly. “Lord Jesus, thank you for giving me peace again,” she whispered. “Whatever happens, I know it’ll be okay.” Turning her eyes to the window, she gazed out at the cloudless blue sky. 



Una historia – Parte dos

Aquí está la segunda entrega de mi historia corta “Nunca es demasiado tarde.”


Parte Dos:

A la mañana siguiente Lauren se despertó tarde y vio el cielo gris, por la ventana. ¡Tanto para que las cosas se vieran mejor en la mañana! Gimió al tratar de cambiar de posición. Quizá lo que había pasado es que la atropelló un camión y en el hospital no querían admitirlo.

Se abrió la puerta y entró una enfermera joven, que vestía uniforme verde y un sombrero rojo de Santa Claus.

“¿Cómo se siente hoy?” Su tono jovial hacía juego con su ropa.

“Horrible. ¿Ya descubrió el doctor qué es lo que anda mal en mí?”

La enfermera sonrió como disculpándose mientras revisaba el suero y varios monitores. “Temo que no. Necesito sacarle sangre para más exámenes. El doctor Robins está ordenando cada examen en el que puede pensar.”

“Grandioso,” murmuró Lauren. Suspiró y volteó sus ojos hacia la ventana. Cielos grises, esperanzas grises.

“No se desanime todavía.” La enfermera sonrió mientras chuzaba a Lauren con la aguja. “Podemos ser un hospital pequeño, pero trabajamos duro para que nuestros pacientes salgan de aquí rápido.” Con su sombrero de Santa Claus y su sonrisa de azafata, era muy festiva para Lauren, quien no se sintió tranquilizada.

Cuando terminó la tortura de la aguja y la enfermera se fue, Lauren quedó sola con sus pensamientos. Su sueño de la noche anterior todavía la perseguía. Había visto a Shara deambular perdida y sola entre una multitud de gente, pero en lugar de correr hacia su hermana, Lauren simplemente se alejó. ¿Cómo podía haber hecho eso?

Sabía la respuesta. De la misma manera que he vivido con la soledad y llevado este dolor por tanto tiempo.

“Oh Señor,” se escuchó diciendo. “He sido tan necia y obstinada. Por favor, ¡perdóname!”

Un rayo de luz atrajo su atención. Un rayito había atravesado las nubes y estaba alumbrando su cuarto. Supo que había sido perdonada. Gracias, Jesús.

Casi tan pronto como la paz entró en su corazón, entró una nueva preocupación. ¿Qué si era demasiado tarde? ¡No había visto o escuchado acerca de Shara en seis años! ¡Qué si algo le había pasado a su hermana? ¿Qué si su enfermedad fuera mortal? ¿Qué si nunca podía contarle a Shara lo arrepentida que estaba y cuanto la extrañaba? El rayo de sol desapareció detrás de una nube negra. El corazón de Lauren se sintió igual.


En la noche Lauren todavía no había escapado de su ansiedad por su situación y los pensamientos acerca de su hermana. Si sólo tuviera una amiga, alguien con quien hablar, alguien que la animara y le dijera que todo iba a estar bien. Tal vez podría hablar con Molly. La amable enfermera parecía de verdad interesada, no como su doctor sin emociones.

Cuando la joven enfermera con el sombrero de Santa Claus regresó para ver que siguiera bien, Lauren le preguntó por Molly.

“Oh, ella está de descanso hoy. Pero regresará mañana.” La enfermera sonrió otra vez y salió casi saltando del cuarto.

“Nadie que trabaje en un hospital debería ser así de festiva, murmuró Lauren.

Un momento después regresó la enfermera, seguida por el doctor.

“Señorita Bradley,” el doctor la miró a los ojos por primera vez. “Me temo que me estoy quedando sin exámenes para practicarle. A menos que… ¿ha viajado fuera del país recientemente?"

“En realidad, sí,” respondió Lauren. “Estuve en Belice para el día de Acción de Gracias.”

“Bueno, eso abre algunas otras posibilidades.” Escribió otra orden para examen de sangre y la entregó a la enfermera antes de salir.

Aquí vamos otra vez… quizá esta vez encuentre algo.

La extrovertida enfermera seguía con su alegre charla mientras chuzaba a Lauren una vez más. Ella simplemente cerró los ojos y esperó que llegara el sueño.


El sol estaba alumbrando muy brillante a través de la ventana cuando Lauren abrió los ojos a la mañana siguiente. El cielo estaba azul hasta donde podía ver.

Dio una mirada al reloj. 8:46 de la mañana, 21 de diciembre. Faltaban sólo cuatro días para navidad y ella todavía estaba atada a una cama de hospital. No era que tuviera ningún plan especial. Su papá viajaba todo el tiempo y la familia extendida estaba esparcida. Pare ella era la época más solitaria del año desde la muerte de su madre. Era un tiempo tan especial antes. A la mamá le encantaba cantar villancicos al lado del piano y leer la historia de la navidad, de la Biblia. Ha pasado mucho tiempo desde que pensé en el verdadero significado de la navidad.

Lauren fijó su mirada en el techo, recreando imágenes del pasado en su mente. Su mamá colocando velas en el “pastel de cumpleaños” para Jesús, agarrados de la mano alrededor del árbol mientras oraban, representaciones en la niñez en la iglesia. Todavía podía escuchar la voz del narrador citando del evangelio de Lucas mientras ella se balanceaba sobre el “asno” en su vestido de “María”.

“… He aquí os doy nuevas de gran gozo… que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es CRISTO el Señor … en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres …!"

Paz. Eso es lo que necesito. Ya tenía paz con Dios, perdón de sus pecados. Si sólo pudiera tener paz acerca de su situación actual y su hermana.

“Quien cree en mí no perecerá sino que tiene vida eterna.” Las palabras sonaron en su corazón. Claro, ¡eso es! No tenía que preocuparse. Sin importar lo que pase, su destino eterno estaba seguro. Y sabía que el de su hermana también lo estaba. Si no sobrevivía a esto, Lauren sabía que iría al cielo. ¡Y un día Shara estará allá también y podremos arreglar las cosas y estar juntas de nuevo! No sería muy tarde.

Respiró profundamente y exhaló lentamente. “Señor Jesus, gracias por darme paz otra vez,” susurró. “Cualquier cosa que pase, sé que todo va a estar bien.” Volviendo sus ojos a la ventana, dio una mirada al cielo azul, sin nubes.

No comments: