Wednesday, May 28, 2014

Unfailing (Infalible)

Are you feeling weary, frustrated, overwhelmed?

After years of intense suffering, I really can't complain about my life now. But sometimes just the little challenges can add up and cloud my perspective. As I poured out my heart to the Lord, He reminded me of something very important - my GOD is unfailing! 

No matter how I feel, what I do or don't do, what circumstances I'm in, or what attitudes I have...God never fails. He doesn't change. He is everything I need in every situation and every moment.

My God is unfailing.

When I sin, unfailing forgiveness. (Eph. 1:7)
When I doubt, unfailing promises. (Josh. 23:14)
When I'm confused, unfailing wisdom. (Jam. 1:5)
When I'm weak, unfailing strength. (2 Cor. 12:9-10)
When I weep, unfailing comfort. (2 Cor. 1:3-4)
When I'm lonely, unfailing presence. (Heb. 13:5b)
When I'm discouraged, unfailing encouragement. (2 Thess. 2:16)
When I fail, unfailing faithfulness. (2 Tim. 2:13)
In every need, unfailing grace. (Heb. 4:16)
With every breath, unfailing love. (Ps. 90:14)

The remedy for weariness, discouragement, stress? 

"Turn your eyes upon Jesus, look full in His wonderful face. And the things of earth will grow strangely dim, in the light of His glory and grace."

Yet this I call to mind and therefore I have hope: Because of the LORD’s great love we are not consumed, for His compassions never fail. They are new every morning; great is your faithfulness. -Lam. 3:21-23


Infalible

¿Te sientes débil, frustrado, abrumado?

Después de años de sufrimiento intenso, en realidad no me puedo quejar de mi vida ahora. Pero a veces, aun los desafíos pequeños se suman y nublan mi perspectiva. Al derramar mi corazón delante del Señor, Él me recordó algo muy importante -¡mi Dios es infalible!

¡Sin importar como me siento, lo que hago o no hago, las circunstancias en que estoy o las actitudes que tengo… Dios nunca falla. No cambia. Él es todo lo que necesito en cada situación y cada momento.

Mi Dios es infalible.

Cuando peco, perdón infalible. (Ef. 1:7)
Cuando dudo, promesas infalibles. (Jos. 23:14)
Cuando estoy confundida, sabiduría infalible. (Stg. 1:5)
Cuando estoy débil, fortaleza infalible. (2 Co. 12:9-10)
Cuando lloro, consuelo infalible. (2 Co. 1:3-4)
Cuando estoy sola, presencia infalible. (He. 13:5b)
Cuando estoy desanimada, ánimo infalible. (2 Ts. 2:16)
Cuando fallo, fidelidad infalible. (2 Ti. 2:13)
En cada necesidad, gracia infalible. (He. 4:16)
En cada respiro, amor infalible. (Sal. 90:14)

¿El remedio para la debilidad, el desánimo, el estrés?

“Pon tus ojos en Jesus, mira fijamente su rostro maravilloso. Y las cosas terrenales se volverán extrañamente borrosas, a la luz de Su gloria y gracia.”

Pero algo más me viene a la memoria, lo cual me llena de esperanza: El gran amor del Señor nunca se acaba, y su compasión jamás se agota. Cada mañana se renuevan sus bondades; ¡muy grande es su fidelidad! –Lm. 3:21-23

Wednesday, May 21, 2014

Be Still (Quédate Quieto)


The LORD will fight for you; you need only to be still. -Exodus 14:14

Be still before the LORD and wait patiently for Him; -Psalm 37:7a

Be still, and know that I am God; I will be exalted among the nations, I will be exalted in the earth. -Psalm 46:10


    Stillness

In the silent sunrise
painting the sky with light,
In a budding rosebush
flourishing in the desert,
In millions of stars
brightening the night sky - 
I see you.

In rumbling thunder
shaking heaven and earth,
In the roar of pouring rain
drowning every other sound,
In a bird's clear cry
singing after the storm - 
I hear you.

In a cool, gentle breeze
refreshing body and soul,
In ocean waves washing over me 
then lifting me up again,
In the beat of my own heart
vibrant, pulsing with life - 
I feel you.

You are everywhere present
yet always invisible,
You are constantly speaking
but only in a whisper,
You are always touching me
so intangibly real - 
Creator, Savior, Friend.

When I look, listen, wait,  
I find you - 
In the stillness.

(by Joanna K. Harris)



Quédate Quieto

Ustedes quédense quietos,  que el Señor presentará batalla por ustedes. –Ex. 14:14

Guarda silencio ante el Señor, y espera en él con paciencia; -Salmo 37:7a

Quédense quietos, reconozcan que yo soy Dios. ¡Yo seré exaltado entre las naciones! ¡Yo seré enaltecido en la tierra! –Salmo 46:10


        Quietud

En la silenciosa salida del sol
pintando el cielo con la luz,
En un incipiente rosal
floreciendo en el desierto,
En millones de estrellas
iluminando el cielo nocturno –
Te veo.

En el retumbante trueno
sacudiendo el cielo y la tierra,
En el rugir de la lluvia torrencial
Ahogando cualquier otro sonido,
En el claro llanto de un pájaro
cantando después de la tormenta –
Te escucho.

En una fresca, suave brisa
refrescando cuerpo y alma,
En las olas del océano ahogándome
levantándome luego de nuevo,
En el latido de mi propio corazón
vibrante, palpitando de vida –
Te siento.

Estás presente en todas partes
Pero siempre invisible,
Estás constantemente hablando
Pero solamente en un susurro,
Siempre estás tocándome
Tan intangiblemente real –
Creador, Salvador, Amigo.

Cuando, veo, escucho, espero,
te encuentro –
En la quietud.

(por Joanna K. Harris)

Wednesday, May 14, 2014

What To Do In Troubled Times (¿Qué Hacer en Tiempos Difíciles?)


David wrote his psalms thousands of years ago, in a different world and a different time. Yet through the centuries some things remain the same. 

As I read Psalm 37 recently, it seemed like a description of our world today - evil men prospering, the wicked oppressing the righteous, truth and justice being trampled.... 

What can we do? How do we live in such troubled times? 

I think the answer for us is the same one David wrote centuries ago in Psalm 37:

1) Don't fret (vv. 1, 7, 8) 

...or worry, or be anxious, angry, resentful, fearful...or any other negative response. All these attitudes and emotions do no good in effecting change, and they only drag us down.

Jesus told the people of His day not to worry (Matthew 6:25-34). Paul reiterated this instruction again to the church at Philipi (Philippians 4:6-7). By God's grace, we can reject the temptation to fret, worry, fear, etc. 


2) Trust God (vv. 3, 5) 

Our hope is not in this world or the people of this world. Our hope is in GOD. He is still in control over everything that happens. His promises are still true. His grace is still sufficient for us. 

No matter what we see around us, we can trust in God - knowing WHO He is and what He has promised to do. In trusting Him there is peace and blessing (Psalm 84:12).


3) Do good (vv. 3, 27)  

As is often said, "Don't curse the darkness; light a candle." We are still here on earth to participate with God in His mission of revealing Himself and overcoming evil with His goodness (Romans 12:21).

What good can God do through you today? Send a note, give a hug, stop and pray with someone...? Opportunities to do good are all around us. As we each do our part, God weaves together His beautiful plan for changed lives and His goodness displayed.  


4) Delight in the LORD (v. 4) 

With so much suffering and heartache around us, sometimes we think we ought to be continually mournful. How can we be happy when others are dying? But in every situation, what we need most of all is to delight in GOD! 

Regardless of what is happening on earth, God inhabits eternity, and He is always worthy of our worship, love and delight (Isaiah 61:10)! And it's when we're continually delighted in Him that we can be truly effective for Him. If we lose our delight in the LORD, we are losing effectiveness in the spiritual battle that surrounds us (Nehemiah 8:10).


5) Wait for the LORD (vv. 7, 34) 

God is Just. He will make all things right...just not usually according to our timetable. As we practice trusting Him, we learn to wait on Him and to rest in His perfect timing. 

The Lord will guide us day by day. He will meet our needs. And He will give us joy in His presence, even in the waiting (1 Peter 1:3-8). 


Don't fret.
Trust God.
Do good.
Delight in the Lord.
Wait on Him.

In troubled times, may we hold on to these timeless truths - truths that sustained David and that will sustain us today. 



¿Qué Hacer en Tiempos Difíciles?

David escribió sus salmos hace miles de años, en un mundo y un tiempo diferentes. Sin embargo, a través de los siglos algunas cosas permanecen iguales.

Hace poco, leyendo el salmo 37, me pareció una descripción de nuestro mundo de hoy – hombres malvados que prosperan, los malos oprimiendo a los justos, la verdad y la justicia siendo pisoteadas…

¿Qué podemos hacer? ¿Cómo podemos vivir en tiempos tan difíciles?

Creo que la respuesta para nosotros es la misma que David escribió hace siglos en el salmo 37:

1) No te irrites (vrs. 1, 7, 8)

No te preocupes, no estés ansioso, furioso, resentido, temeroso… ni ninguna otra respuesta negativa. Todas estas actitudes y emociones no hacen ningún cambio efectivo y solamente nos arrastran hacia abajo.

Jesús le dijo a la gente de sus días que no se afanaran (Mateo 6:25-34). Pablo reiteró esta instrucción a la iglesia en Filipos (Filipenses 4:6-7). Por la gracia de Dios, podemos rechazar la tentación a irritarnos, preocuparnos, temer, etc.


2) Confía en Dios (vrs. 3, 5)

Nuestra esperanza no está en este mundo o en la gente de este mundo. Nuestra esperanza está en DIOS. Él sigue teniendo el control de todo lo que pasa. Todavía son ciertas Sus promesas. Su gracia aún es suficiente para nosotros.

Sin importar lo que vemos a nuestro derredor, podemos confiar en Dios – sabiendo QUIEN Él es y lo que ha prometido hacer. Confiando en Él hay paz y bendición (Salmo 84:12)


3) Haz el bien (vrs. 3, 27)

Como se dice con frecuencia: “No maldigas la oscuridad, enciende una vela.” Estamos aquí en la tierra para participar con Dios en Su misión de revelarse a sí mismo y vencer la maldad con Su bondad (Romanos 12:21)

¿Qué bien puede hacer Dios a través de ti hoy? ¿Enviar una nota, dar un abrazo, detenerte a orar con alguien…? Las oportunidades para hacer el bien están todas a nuestro alrededor. Al hacer cada uno nuestra parte, Dios entreteje su hermoso plan de vidas cambiadas y la muestra de su bondad.


4) Deléitate en el SEÑOR (vr. 4)

Con tanto sufrimiento y aflicción a nuestro alrededor, a veces pesamos que debemos estar continuamente tristes. ¿Cómo podemos estar felices cuando otros están muriendo? Pero en cada situación, ¡lo que más necesitamos es deleitarnos en DIOS!

Independientemente de lo que esté sucediendo en la tierra, Dios habita en la eternidad y ¡Él siempre es digno de nuestra adoración, amor y deleite (Is. 61:10)! Y es cuando estamos continuamente complacidos en Él que podemos ser verdaderamente eficaces para Él. Si perdemos nuestra complacencia en el SEÑOR, estamos perdiendo eficacia en la batalla espiritual que nos rodea (Nehemías 8:10).


5) Espera en el SEÑOR (vrs. 7, 34)

Dios es Justo. Él hará bien todas las cosas… sólo que frecuentemente no según nuestro horario. Mientras practicamos confiar en Él, aprendemos a esperar en Él y descansar en Su momento perfecto.

El Señor nos guiará día a día. Suplirá nuestras necesidades. Nos dará gozo en Su presencia, aún en la espera (1 Pedro 1:3-8).


No te irrites.
Confía en Dios.
Haz el bien.
Deléitate en el Señor.
Espera en Él.

Que en tiempos difíciles nos aferremos a estas verdades eternas – verdades que sostuvieron a David y nos sostendrán en la actualidad.

Wednesday, May 7, 2014

God Who Sees (El Dios que Ve)

Last summer I was so blessed to attend a Bible conference with speakers including Beth Moore, Mike Huckabee, Christine Caine, Tony Evans, and many more. It was an amazing weekend! It was so good that it was too much to absorb in just one weekend. So recently I ordered the DVD's from it, and I've been enjoying the sessions all over again.

If you've watched any DVD's of conferences or sermons at big churches, you'll notice how every so often the camera pans the audience or zooms in on one person in particular.  

Well, in the middle of the second session, after a brief shot of someone in the audience, I suddenly realized the person looked familiar. I backed up the DVD, and sure enough, there I was!! The camera actually stayed on me for a few seconds as I laughed at the speaker's joke. 

It was funny to see myself on a DVD (my 3 seconds of fame?). =)

But the strange part was that I hadn't even recognized myself. I was so used to not taking notice of the people in the audience, that I was just another face in the crowd. 

Do you ever feel like that? 

Sometimes it's not only that we feel overlooked by others, but that we don't even see ourselves clearly. 

As I considered this, God reminded me of Hagar's story in Genesis 16.

Hagar had been used and mistreated, so she fled into the desert. Verse 7 says, The angel of the LORD found Hagar near a spring in the desert....

I love that God was looking for Hagar. And when He found her, He encouraged her with a promise. 

In response to God's gracious encounter with her, Hagar said, You are the God who sees me...I have now seen the One who sees me (v.13).

What an incredible truth! 

Almighty God sees me physically. He sees where I am, knows my address, and watches me no matter where I go. (Psalm 139) 

God also sees me completely. He knows that I enjoy listening to the rain, that I squeal when a lizard is in my house, and that I cry when watching horse movies. He sees into my heart. He knows things about me that I don't even know. (1 Cor. 13:12)

He sees my future. My heavenly Father sees the beautiful vision for my life that He created me to experience and fulfill. (Jer. 1:5)

Best of all, He sees me IN CHRIST. No matter how I feel, what I do or don't do, God sees me with all of the favor, pleasure, and blessing that Jesus alone deserves! (Col. 3:1-4) Hallelujah!

Some days I may feel like just another face in the crowd. But the eternal reality is that my God SEES me. And He loves who He sees. 

I can tell you that I now watch those conference DVD's very differently. Every time the camera focuses on a person in the audience, I LOOK. I remember that God sees that person. That they aren't just another face in the crowd. That they are precious to God and dearly loved.  

And so are you, my friend. 

But the eyes of the LORD are on those who fear HIm, on those whose hope is in His unfailing love (Psalm 33:18).


El Dios que Ve

El verano pasado fui muy bendecida al asistir a una conferencia bíblica con oradores que incluían a Beth Moore, Mike Huckabee, Christine Caine, Tony Evans y varios más. ¡Fue un fin de semana maravilloso! Fue tan bueno que fue demasiado para absorberlo en sólo un fin de semana. Entonces, hace poco ordené los DVDs de ésa y he estado disfrutando las sesiones de nuevo.

Si has mirado DVDs de conferencias o sermones en iglesias grandes habrás notado como de vez en cuando la cámara hace un paneo de la audiencia o un acercamiento de una persona en particular.

Bueno, en la mitad de la segunda sesión, después de una corta toma de alguien en la audiencia, de repente caí en cuenta que esa persona me parecía conocida. Devolví el video y, efectivamente, ¡¡ahí estaba yo!! De hecho la cámara se detuvo en mí por unos pocos segundos mientras yo me reía del chiste del orador.

Fue chistoso verme a mí misma en un DVD (¿mis tres segundos de fama?).=)

Pero lo extraño es que ni siquiera me había reconocido a mí misma. Estaba tan acostumbrada a no fijarme en la gente de la audiencia, que yo era simplemente otra cara en la multitud.

¿Te sientes así a veces?

A veces no es solamente que sentimos que los demás nos pasan por alto, sino que ni siquiera nos vemos nosotros mismos muy claramente.

Al considerar esto, Dios me recordó la historia de Agar en Génesis 16.

Agar había sido usada y maltratada, por eso huyó al desierto. El versículo 7 dice: "Y el ángel del SEÑOR la encontró junto a una fuente de agua en el desierto…"

Me encanta que Dios estaba cuidando a Agar. Y cuando la encontró, la animó con una promesa.

En respuesta al bondadoso encuentro de Dios con ella,  Agar le puso por nombre "El Dios que me ve", pues se decía: "Ahora he visto al que me ve." (vr. 13)

¡Qué verdad tan increíble!

El Dios Todopoderoso me ve físicamente. Ve donde estoy, sabe mi dirección y me observa, no importa a donde vaya. (Salmo 139)

Dios me ve también completamente. Sabe que me gusta escuchar la lluvia, que chillo cuando hay una lagartija en mi casa y que lloro cuando veo películas de caballos. Ve dentro de mi corazón. Sabe cosas de mí que ni yo misma sé. (1 Co. 13:12)

Ve mi futuro. Mi Padre celestial ve la hermosa visión que Él creó para mi vida para que yo la viva y la cumpla. (Jer. 1:5)

Lo mejor de todo, me ve EN CRISTO. No importa como me sienta, lo que haga o no haga, ¡Dios me ve con todo el favor, gozo y bendición que solo Jesús merece! (Col. 3:1-4) ¡Aleluya!

Algunos días puedo sentirme como una cara más en la multitud. Pero la realidad eterna es que mi Dios me VE. Y Él ama a quien ve.

Puedo decirte que ahora miro esos DVDs de la conferencia de una manera muy diferente. Cada vez que la cámara enfoca a una persona en la audiencia, OBSERVO. Recuerdo que Dios mira a esa persona. Que no es solamente otra cara en la multitud. Que es preciosa para Dios y profundamente amada.

Y tú también lo eres, mi amigo.

“He aquí, los ojos del SEÑOR están sobre los que le temen, sobre los que esperan en su misericordia,” (Sal. 33:18).