Wednesday, November 26, 2014

Thankful Always (Siempre Agradecida)


I love the Thanksgiving holiday. It's wonderful to have a special day set aside to focus on all that we have to be thankful for. 

At the moment I'm very thankful that I live in a place where "winter" is still mostly warm and sunny. =) I'm thankful for the ways God is providing for my family. I'm thankful for technology that enables me to keep in touch with close friends. I'm thankful for cheerful Christmas music and funny Christmas movies. =) I have a long list of things I'm thankful for these days. 

But I still remember what it's like to face the holidays in the midst of a fiery trial. Giving thanks isn't so easy then. 

Circumstances, weather and even people often change. But there are some things that never change. So I have many things I can always be thankful for, no matter what. 


Things I can always be thankful for - 

*I'm thankful that Jesus is my Savior and God Almighty is my heavenly Father. 

*I'm thankful for the Holy Spirit who lives in me and is always with me. 

*I'm thankful that I am not alone in this world. No matter where I am, there are always other believers who are part of my heavenly family.

*I'm thankful that my true home is in heaven and one day I'll move there to enjoy a perfect eternity with my God! 

*I'm thankful that nothing and no one can separate me from Jesus' love. 

*I'm thankful that truth never changes, regardless of how many lies Satan manufactures. Truth will endure! 

*I'm thankful that peace is possible in any situation through Jesus. 

*I'm thankful that God is who He says He is.

*I'm thankful that I am who God says I am.

*I'm thankful that God's grace, love and promises never fail! 


Praise God for all the precious gifts He gives us, both temporary and eternal ones! 

If you're going through a difficult season this Thanksgiving, I pray you'll be encouraged as you remember some of the things that never change - things you can always be thankful for. 

Sing and make music in your heart to the Lord, always giving thanks to God the Father for everything, in the name of our Lord Jesus Christ. -Ephesians 5:19b-20

God bless you and Happy Thanksgiving!



Siempre Agradecida

Me encanta el festivo del Día de Acción De Gracias. Es maravilloso tener un día especial separado para enfocarnos en todo aquello por lo que debemos estar agradecidos.

En el momento estoy muy agradecida porque vivo en un lugar donde el “invierno” todavía es más que todo caluroso y soleado. =) Estoy agradecida por las maneras como Dios está proveyendo para mi familia. Estoy agradecida por la tecnología que me permite mantenerme en contacto con amigos cercanos. Estoy agradecida por la alegre música de navidad y películas de navidad chistosas. =) Tengo una lista larga de cosas por las que estoy agradecida en estos días.

Pero todavía recuerdo como es enfrentar los días festivos en medio de una prueba de fuego. Dar gracias no es tan fácil entonces.

Las circunstancias, el clima y hasta la gente cambia con frecuencia. Pero hay algunas cosas que nunca cambian. Así que tengo mucho porqué estar agradecida, sin importar lo que suceda.


Cosas por las que siempre puedo estar agradecida –

*Estoy agradecida porque Jesús es mi Salvador y el Dios Todopoderoso es mi Padre celestial.

*Estoy agradecida por el Espíritu Santo quien vive en mí y siempre está conmigo.

*Estoy agradecida porque no estoy sola en este mundo. Sin importar donde estoy, siempre hay otros creyentes que son parte de mi familia celestial.

*Estoy agradecida porque mi verdadero hogar es en el cielo y ¡un día me mudaré allá para disfrutar de una eternidad perfecta con mi Dios!

*Estoy agradecida de que nada ni nadie me puede separar del amor de Jesús.

*Estoy agradecida porque la verdad nunca cambia, sin importar cuantas mentiras elabora Satanás. ¡La verdad perdurará!

*Estoy agradecida porque la paz es posible en cualquier situación a través de Jesús.

*Estoy agradecida porque Dios es quien dice que es.

*Estoy agradecida porque soy quien Dios dice que soy.

*Estoy agradecida porque ¡la gracia, el amor y las promesas de Dios nunca fallan!


Alabado sea el Señor por todos los regalos preciosos que Él nos da, ¡tanto los temporales como los eternos!

Si estás pasando por una etapa difícil este día de Acción de Gracias, oro que seas animado al recordar algunas de las cosas que nunca cambian – cosas por las que siempre puedes estar agradecido.

… cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo. –Ef. 5:19b-20

Dios te bendiga y ¡Feliz Día de Acción de Gracias!

Wednesday, November 19, 2014

Hair Dye And The God Who Never Changes (Tintura del Cabello y el Dios que Nunca Cambia)


The funniest thing happened to me in the grocery store last week. This little white-haired man was ringing up my groceries and looking at me kind of funny. Then he said, "You look too young to have gray hair." 

I was completely surprised. I didn't know what to say. How's a girl to respond to such a comment?
"Thank you for saying I look young," or "thank you so much for pointing out my gray hair"? 

I still can't believe he said that. Not that it isn't an accurate observation. I've had white hairs mixed in with the brown ones since college. Back then, after a little kid made a comment about my gray hair, I decided to dye it. And I probably would have kept dying it if my health hadn't crashed and I learned just how toxic hair dye is for the body. 

So for the last ten years I've had to accept the gray hairs. Many times I've remembered Jesus' words in Matthew 5:36:
And do not swear by your head, for you cannot make even one hair white or black.

I've often wondered if the original inventor of hair dye was someone who read that verse, and thought, "Oh yeah? We'll see about that." 

Hair dye does affect the appearance of hair color. But in reality it still can't change the hair color. Once the dye wears off, the original color is still there, whether it's white or black (or another color). 

All this got me thinking. How many times do we try to "change" things in our lives by simply altering their appearance or covering up with something else? 

The reality is that we cannot change ourselves. We can learn new things and train ourselves and alter our appearance or behavior.... But we can't truly change who we are. 

There's only One who can change us, the One who never changes - God Himself.

God created me. He knows exactly who I am and who He wants me to be. He knows which aspects of me should never be changed, and which aspects He wants to change. I don't always know which is which. 

Sometimes I try to change the things that shouldn't be changed, while holding onto the things that should be changed. 

Thankfully, because God is perfect and never changes, He is able to perfectly work the best changes in me.

So I'll never be taller and I have gray hair. (I keep asking Him to change the gray hairs back to brown, but I'm still waiting for that miracle.) =) That's the way God made me. But the way I think and my desires are some of the things I believe God wants to change in me.

If I ask Him, I'm sure He'll teach me to see myself more clearly. He loves me too much to let me try to change the unique person He created and too much to let me stay as I am.

I praise you because I am fearfully and wonderfully made; your works are wonderful, I know that full well. -Psalm 139:14

And we, who with unveiled faces all reflect the Lord’s glory, are being transformed into His likeness with ever-increasing glory, which comes from the Lord, who is the Spirit. -2 Corinthians 3:18

When I think about it, I'm actually glad that I can't change myself. I'm sure I'd do a poor job of it. But my loving, heavenly Father knows exactly what He's doing. I believe He's making the most beautiful changes in me. I rejoice in that! Even if I do still have gray hairs. =) 


What things about yourself do you think God doesn't want you to try to change? 
What things do you think God wants you to let Him change?


Tintura del Cabello y el Dios que Nunca Cambia

Algo muy chistoso me ocurrió en el supermercado la semana pasada. Este hombrecito de pelo blanco estaba registrando mis compras y mirándome un poco raro. Luego dijo: “Pareces muy joven para tener el cabello canoso.”

Yo estaba totalmente sorprendida. No supe qué decir. ¿Cómo se supone que debe responder una chica a semejante comentario?
¿“Gracias por decir que parezco joven,” o “muchas gracias por notar mi cabello canoso”?

Todavía no puedo creer que él dijo eso. No es que no sea una observación correcta. He tenido cabellos blancos mezclados con los castaños desde que estaba en la universidad. En ese entonces, después que un pequeñito hizo un comentario acerca de mi cabello canoso, decidí tinturarlo. Y probablemente habría seguido tinturándolo si mi salud no se hubiese desplomado ni yo hubiese sabido cómo es de tóxica la tintura para el cuerpo.

Así que por los últimos diez años de mi vida he tenido que aceptar las canas. He recordado muchas veces las palabras de Jesús en Mateo 5:36:
Tampoco jures por tu cabeza, porque no puedes hacer que ni uno solo de tus cabellos se vuelva blanco o negro.

Con frecuencia me he preguntado si el inventor original de la tintura para el cabello sería alguien que leyó ese versículo y pensó: “¿Ah, sí? Ya lo veremos.”

La tintura afecta la apariencia del cabello. Pero en realidad sigue sin poder cambiar el color. Cuando la tintura se cae, el color original todavía está allí, sea blanco o negro (u otro color).

Todo esto me hizo pensar. ¿Cuántas veces tratamos de “cambiar” cosas en nuestra vida simplemente alterando su apariencia o cubriéndolas con algo más?

La realidad es que no nos podemos cambiar a nosotros mismos. Podemos aprender cosas nuevas, entrenarnos a nosotros mismos y alterar nuestra apariencia o comportamiento…. Pero no podemos verdaderamente cambiar quienes somos.

Hay solamente Uno que puede cambiarnos, el Único que nunca cambia – Dios mismo.

Dios me creó. Él sabe exactamente quién soy y quien quiere Él que yo sea. Él sabe cuales aspectos de mí no deben ser cambiados nunca y cuales Él desea cambiar. Yo no siempre sé cual es cual.

A veces trato de cambiar las cosas que no deben ser cambiadas, mientras me aferro a las que deberían ser cambiadas.

Gracias a Dios, porque Él es perfecto y nunca cambia, Él puede obrar perfectamente los mejores cambios en mí.

Así que nunca seré más alta y tengo cabello canoso. (Sigo pidiéndole que cambie los cabellos canosos a castaños de nuevo, pero todavía estoy esperando ese milagro.) =) Esa es la manera como Dios me hizo. Pero la manera como pienso y mis deseos son algunas de las cosas que creo que Dios quiere cambiar en mí.

Si se lo pido, estoy segura que Él me enseñará a verme a mí misma más claramente. Me ama demasiado para permitirme tratar de cambiar la persona única que Él creó y demasiado para permitirme permanecer como soy.

¡Te alabo porque soy una creación admirable! ¡Tus obras son maravillosas, y esto lo sé muy bien! –Salmo 139:14

Así, todos nosotros, que con el rostro descubierto reflejamos como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados a su semejanza con más y más gloria por la acción del Señor, que es el Espíritu. -2 Co. 3:18

Cuando lo pienso, estoy realmente complacida de que no me puedo cambiar a mí misma. Estoy segura que haría un pobre trabajo. Pero mi amoroso Padre celestial sabe exactamente lo que está haciendo. Creo que está haciendo lo cambios más hermosos en mí. ¡Me regocijo en eso! Inclusive si todavía tengo el cabello canoso. =)


¿Cuáles cosas de ti piensas que Dios no quiere que trates de cambiar?
¿Cuáles piensas que Dios quiere que le dejes cambiar?

Wednesday, November 12, 2014

A Decade Later (Una Década Después)


Ten years ago this week, I made a very difficult decision and quit my job. My health had been getting steadily worse, and I finally realized I had to make some changes. I thought it would be a quick recovery and back to "normal" life. But I had no idea what kind of journey lay ahead of me. 

The last ten years have been some of the worst years and some of the best years of my life. 

I've experienced not just illness but despair, hopelessness, homelessness, debt from medical bills, near-death moments, crisis of faith, spiritual attack, and many more awful things.

But I've also experienced the amazing love, kindness, and generosity of God's people. I've felt God carrying me through the fire. I've watched Him do miracles for me. I've experienced His healing power, His resurrection life, and His beautiful work of restoration. 

I've had the privilege of leading a friend to saving faith in Jesus. I've been given grace and strength to write four books. I've met many wonderful people I wouldn't have known except on this path. 

I've been freed from past bondage, healed of past hurts, and transformed from who I used to be. I've been given new joy and hope, new desires and new inspiration for my future. 

Sometimes I look back and it's like I blinked and a decade went by. Other times it feels like 2004 was an entire lifetime ago.

Ten years ago I thought I knew God really well. A decade later I know Him better and am more in love with Him than I ever thought possible!

Ten years ago I was passionate about God. A decade later I've learned how passionate God is about me. 

Ten years ago I was working hard to serve God. A decade later I've learned to rest in God's grace and all Jesus has done for me.

Ten years ago I wanted to change the world. A decade later I rejoice in how much God has changed me!


Where I am today is definitely not anything I ever pictured for myself. I'm still not quite back to "normal" life. I still have challenges and struggles, desires yet to be fulfilled, dreams waiting to bloom. But I'm at a more beautiful place with God than I ever imagined! And I know that I'm exactly where God intended me to be - in every way. 

David wrote in Psalm 31, But I trust in you, O LORD; I say, "You are my God." My times are in your hands. -v.14-15a

My times are in God's hands.  

Looking back over the last decade, I see God's presence, faithfulness, love and grace in my life. 

Looking forward, I see God's presence, beauty, power and glory in my life.

Where will I be in ten more years? I have no idea. But I believe with all my heart that it will be an even better place with God than where I am right now. Hallelujah! 

I've learned the journey is often unexpected, but the God of the journey never changes. Whatever comes, I know I can trust the unfailing love and grace of my God. His promises never fail, and He is fulfilling His good purposes for me. 

So here's to the start of a new decade and all God will do in it! 

...as it is written: 
No eye has seen, no ear has heard, no mind has conceived what God has prepared for those who love Him (1 Cor. 2:9).


P.S. This post wouldn't be complete without saying a big THANK YOU to all of you who have prayed for me on this journey. I'm so grateful! I wouldn't have made it this far without your beautiful love, prayers and support. Thank you! And all praise to God for hearing and answering our prayers! God bless you.


Una Década Después

Esta semana ya hace diez años que tomé una decisión muy difícil y dejé mi trabajo. Mi salud estaba siendo cada vez peor y finalmente me di cuenta que tenía que hacer algunos cambios. Pensé que sería una recuperación rápida y volvería a la vida “normal”. Pero no tenía idea de la clase de viaje que tenía delante de mí.

Los últimos diez han sido algunos de los peores y algunos de los mejores años de mi vida.

He experimentado no solamente enfermedad sino también desesperación, desesperanza, falta de vivienda, deuda de facturas médicas, momentos cercanos a la muerte, crisis de fe, ataque espiritual y muchas otras cosas terribles.

Pero también he experimentado el maravilloso amor, amabilidad y generosidad del pueblo de Dios. He sentido a Dios cargándome a través del fuego. Lo he visto hacer milagros para mí. He experimentado Su poder sanador, Su vida de resurrección y Su hermosa obra de restauración.

He tenido el privilegio de guiar a una amiga a la fe salvadora en Jesús. He recibido gracia y fortaleza para escribir cuatro libros. He conocido mucha gente maravillosa que no habría conocido sino en este camino.

He sido liberada de esclavitud del pasado, sanada de heridas pasadas y transformada de quien solía ser. He recibido gozo nuevo y esperanza nueva, deseos nuevos e inspiración nueva para mi futuro.

A veces miro hacia atrás y es como si parpadeara y pasara una década. Otras veces se siente como que el 2004 fue hace toda la vida.

Hace diez años yo pensaba que conocía a Dios muy bien. Una década después sé que lo conozco mejor ¡y estoy más enamorada de Él de lo que nunca creí posible!

Hace diez años yo estaba apasionada por Dios. Una década después he aprendido cuán apasionado está Él por mí.

Hace diez años estaba trabajando duro para servir a Dios. Una década después he aprendido a descansar en la gracia de Dios y en todo lo que Jesús ha hecho por mí.

Hace diez años yo quería cambiar al mundo. Una década después ¡me regocijo en ver todo lo que Dios me ha cambiado!


Donde estoy hoy en día no es definitivamente nada que yo misma haya nunca imaginado. Todavía no estoy de regreso a una vida “normal”. Todavía tengo desafíos y luchas, deseos aún por realizarse, sueños esperando florecer. Pero ¡con Dios estoy en un lugar más hermoso de lo que jamás imaginé! Y sé que estoy exactamente donde Dios quería que estuviera – en todos los sentidos.

David escribió en el salmo 31: Pero yo, Señor, en ti confío, y digo: "Tú eres mi Dios." Mi vida entera está en tus manos. –vr.14-15a

Mi vida está en las manos de Dios.

Mirando hacia atrás en la última década, veo la presencia, fidelidad, gracia y el amor de Dios en mi vida.

Mirando hacia adelante, veo la presencia, belleza, gloria y el poder de Dios en mi vida.

¿Dónde estaré en diez años más? No tengo idea. Pero creo con todo mi corazón que con Dios será un lugar aún mejor que donde estoy ahora mismo. ¡Aleluya!

He aprendido que el viaje es, a menudo inesperado, pero el Dios del viaje nunca cambia. Cualquier cosa que venga, sé que puedo confiar en el infalible amor y la gracia de mi Dios. Sus promesas nunca fallan y Él está cumpliendo Sus buenos propósitos para mí.

Así que ¡Aquí está el comienzo de una nueva década y todo lo que Dios hará en ella!

…como está escrito: "Ningún ojo ha visto, ningún oído ha escuchado, ninguna mente humana ha concebido lo que Dios ha preparado para quienes lo aman (1 Co. 2:9).


P.D. Esta publicación no estaría completa sin un grande GRACIAS a todos ustedes los que han orado por mí en este viaje. ¡Estoy tan agradecida! No habría llegado tan lejos sin su hermoso amor, oraciones y apoyo. ¡Gracias! ¡Gracias! ¡Y toda la alabanza a Dios por escuchar y responder nuestras oraciones! Dios les bendiga.

Wednesday, November 5, 2014

Listen (Escucha)


Will you try something with me? For the next five seconds, close your eyes and just listen. 


Ok, what did you hear? Did you last for 5 whole seconds? 

I heard the music on the radio, the fridge humming, and a chorus of noisy birds outside. I also found it hard to sit still and listen for 5 seconds. You too? 

Today we have more information available than ever before, yet somehow listening seems to be harder than ever before. I find myself too often trying to multi-task when listening to a sermon online or even while talking with friends. Instead of focusing on listening, I get distracted by other tasks or thoughts.

And yet, one of the things I value most in my relationships is when the other person truly listens to me. When they not only hear my words, but also hear my heart. That requires practice. It requires intentionality. It requires divine enabling.

God has been showing me that He wants listening to be a top priority for me, and that I can't do it apart from Him.

We know there is no intimacy in relationships without listening. Both parties must talk and must truly listen in order to communicate effectively. This is true in our relationships with people and in our relationship with God. 

Jesus said, 
Therefore consider carefully how you listen. –Luke 8:18a
He who has an ear, let him hear what the Spirit says to the churches. –Revelation 3:6

God values listening. 

If you’re like me, you probably find it easier to listen to other people than to listen to God. How can we listen to someone who doesn’t (usually) speak with an audible voice? 

Thankfully we have God’s Word, His written messages to us. When reading God’s Word we can “hear” Him speak to us. We also have the Holy Spirit living in us. He often “speaks” to us in intangible ways that we can’t explain. 

I think being a good listener also requires stillness and surrender. Even if we know God’s Word well, if we never stop to be quiet, we may miss what He’s trying to say to us. And if our hearts aren’t surrendered to God’s will, we may not hear because we don’t want to hear certain things.

Thankfully, the Holy Spirit also works in us to help us improve in listening both to God and to others. 


So let’s take an inventory – 
When talking with other people, are you an intentional listener?

When you ask God for wisdom or direction, do you take time to be still and listen for the answer? 

How often do you simply sit quietly and say, Speak Lord, for your servant is listening (1 Sam. 3:9-10)?

When was the last time you asked God to improve your listening skills?


I know my listening skills need improvement.

I truly desire deeper intimacy in my friendships and in my relationship with God. I've learned I need to be intentional about listening to God, by scheduling time to sit quietly and surrender my will to God’s. Then be still and wait, and see what He will say to me. I can tell you that when I practice this, I’m amazed at what God speaks to me! It’s usually nothing I expected to hear, but it's always so precious.

I want to listen well, and I pray God will make me a better listener. When I’m listening to a sermon, I often pray He’ll anoint my ears to hear what I need to hear. When conversing with a friend, I ask the Holy Spirit to help me focus and truly hear them. When I need counsel, I pray God will help me humbly listen to wise people. 

I believe that the practice of listening can impact every area of our lives. 

It astounds me that the Creator God of the universe actually listens to me! I know it’s not because of who I am but because of who He is. Listening is a natural quality of His divine character. Since listening does not come naturally for me, I look to God and pray He will keep working in me, empowering me to listen well.

Listen, my son, and be wise, and keep your heart on the right path. –Proverbs 23:19


Escucha

¿Intentarás algo conmigo? Durante los próximos cinco segundos, cierra tus ojos y solamente escucha.


Bien, ¿qué escuchaste? ¿Duraste cinco segundos completos?

Yo escuché la música en la radio, la nevera musitando y un coro de ruidosos pájaros afuera. También me pareció difícil sentarme quieta y escuchar durante cinco segundos. ¿A ti también?

Hoy en día tenemos disponible más información que nunca antes. Sin embargo, de alguna manera, escuchar parece ser más difícil que nunca antes. Muy frecuentemente me encuentro tratando de hacer varias cosas a la vez cuando estoy escuchando un sermón en línea o aún mientras hablo con amigos. En lugar de enfocarme en escuchar, me distraigo con otras tareas o pensamientos.

Y sin embargo, una de las cosas que más valoro en mis relaciones es cuando la otra persona me escucha verdaderamente. Cuando no solamente oye mi voz, sino que también oye mi corazón. Eso requiere práctica e intencionalidad. Requiere capacitación divina.

Dios me ha estado mostrando que quiere que escuchar sea una prioridad alta para mí y que no puedo hacerlo separada de Él.

Sabemos que no hay intimidad en las relaciones sin escuchar. Ambas partes tienen que hablar y tienen que verdaderamente escuchar para comunicarse eficazmente. Esto es cierto en nuestras relaciones con las personas y en nuestra relación con Dios.

Jesús dijo,
Por lo tanto, pongan mucha atención. –Lucas 8:18a
El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. –Apocalipsis 3:6

Dios valora escuchar.

Si eres como yo, probablemente te parezca más fácil escuchar a otras personas que escuchar a Dios. ¿Cómo podemos escuchar a alguien que (frecuentemente) no habla con voz audible?

Gracias a Dios, tenemos Su Palabra, Su mensaje escrito para nosotros. Cuando leemos la Palabra de Dios podemos “oírlo” hablándonos. También tenemos el Espíritu Santo viviendo en nosotros. A menudo, Él nos “habla” en maneras intangibles que no podemos explicar.

Creo que ser un buen oyente requiere también quietud y sumisión. Aunque conozcamos bien la Palabra de Dios, si nunca nos detenemos para estar quietos, podemos perder lo que Él está tratando de decirnos. Y si nuestro corazón no está sometido a la voluntad de Dios, puede que no oigamos porque no queremos oír ciertas cosas.

Gracias a Dios, el Espíritu Santo también obra en nosotros para ayudarnos a mejorar en escuchar tanto a Dios como a los demás.


Así que hagamos un inventario –
Cuando hablas con otras personas, ¿eres un oyente intencional?

Cuando oras pidiendo a Dios sabiduría o dirección, ¿tomas tiempo para estar quieto y escuchar la respuesta?

¿Con qué frecuencia simplemente te sientas calladamente y dices: Habla, Señor, que tu siervo escucha (1 Samuel 3:9-10)?

¿Cuándo fue la última vez que le pediste a Dios mejorar tus habilidades para escuchar?


Yo sé que mis habilidades para escuchar necesitan mejorar.

Verdaderamente deseo una intimidad más profunda con mis amistades y en mi relación con Dios. He aprendido que debo ser intencional acerca de escuchar a Dios, apartando tiempo para sentarme calladamente y someter mi voluntad a la de Dios. Luego, estar quieta y esperar para ver que me dirá Él. Puedo decirte que cuando practico esto, ¡me maravillo ante lo que Dios me dice! A menudo no es algo que esperaba escuchar, pero siempre es muy precioso.

Quiero escuchar bien y oro que Dios me haga un mejor oyente. Cuando estoy escuchando un sermón, con frecuencia oro que unja mis oídos para escuchar lo que necesito escuchar. Cuando converso con un amigo, pido al Espíritu Santo que me ayude a enfocar y verdaderamente escucharlo. Cuando necesito consejo, pido que Dios me ayude a escuchar humildemente a personas sabias.

Creo que la práctica de escuchar puede impactar cada área de nuestras vidas.

¡Me maravilla que el Dios Creador del universo en verdad me escucha! Sé que no es por quien yo soy sino por quien Él es. Escuchar es una cualidad natural de Su carácter divino. Como escuchar no viene naturalmente para mí, miro a Dios y oro que Él siga trabajando en mí, capacitándome para escuchar bien.

Hijo mío, presta atención y sé sabio; mantén tu corazón en el camino recto. – Pr. 23:19