Wednesday, June 24, 2015

Don't Forget To Remember (No Olvides Recordar)

Last week I spent time reading back through some things I wrote several years ago. Many of them brought tears to my eyes, as I remembered the difficult circumstances I experienced and God's gifts of encouragement and grace to me in those moments. I'm so thankful I took the time to write them down.

This life goes by so quickly. We seem to run from one activity, celebration or crisis to the next. God is always there - speaking, encouraging, loving, carrying us. But I think we have to be intentional about taking time to be still, to listen, to be fully present with Jesus.

And for me, taking the time to write down what God is doing in my life is important. I can forget too easily all the wonderful ways God has worked in my life or the sweet words He's whispered to my heart. But when I write them down, they are always there for me to come back to and appreciate again. Sometimes when I'm weary or struggling, I find exactly what I need in something I wrote years ago. Remembering God's past faithfulness and goodness to me strengthens my faith for today.

After David brought the ark back to Jerusalem, he gave Asaph a special psalm of thanks to be used in worship. In that psalm David encouraged Israel not to forget who God is and all He had done. He said,

Look to the LORD and His strength; seek His face always. Remember the wonders He has done, His miracles, and the judgements He has pronounced...He remembers His covenant forever...Praise be to the LORD, the God of Israel (1 Chron. 16:11-12, 15, 36).

God remembers His promises to us. He remembers our tears and our prayers. Let's not forget to remember who He is and what wonderful things He has done for us!


What is one awesome thing God did for you in the last year? Please share with us in the comments. =)


No Olvides Recordar

La semana pasada pasé tiempo volviendo a leer algunas cosas que escribí hace varios años. Muchas de ellas hicieron brotar lágrimas de mis ojos, recordando las difíciles circunstancias que experimenté y los regalos de ánimo y gracia que Dios me dio en esos momentos. Estoy muy agradecida por haber tomado el tiempo para escribirlas.

Esta vida pasa muy rápidamente. Parece que corremos de una actividad, celebración o crisis a otra. Dios siempre está allí – hablando, animando, amando, llevándonos. Pero creo que debemos tener la intención de tomar el tiempo para estar quietos, escuchar, estar totalmente presentes con Jesús.

Y para mí, tomar el tiempo para escribir lo que Dios está haciendo en mi vida es importante. Puedo olvidar muy fácilmente todas las formas maravillosas en las que Dios ha trabajado en mi vida o las dulces palabras que Él ha susurrado a mi corazón. Pero cuando las escribo, están siempre allí para volver a ellas y apreciarlas de nuevo. A veces, cuando estoy débil o luchando, encuentro exactamente lo que necesito en algo que escribí hace años. Recordar la fidelidad y bondad de Dios para conmigo en el pasado fortalece mi fe para hoy.

Después que David llevó el arca de regreso a Jerusalén le dio a Asaf un salmo especial de gracias para ser usado en la adoración. En ese salmo David animaba a Israel a no olvidar quien es Dios y todo lo que ha hecho. Dijo:

¡Refúgiense en el Señor y en su fuerza, busquen siempre su presencia! ¡Recuerden las maravillas que ha realizado, los prodigios y los juicios que ha emitido! Él se acuerda siempre de su pacto, de la palabra que dio a mil generaciones; ¡Bendito sea el Señor, Dios de Israel, desde siempre y para siempre! (1 Cr. 16:11-12, 15, 36).

Dios recuerda Sus promesas a nosotros. Recuerda nuestras lágrimas y nuestras oraciones. No olvidemos recordar quien Él es y ¡las cosas maravillosas que ha hecho por nosotros!


¿Cuál es una cosa maravillosa que Dios hizo por ti el año pasado? Por favor, comparte con nosotros en los comentarios. =)

Wednesday, June 10, 2015

Praise The Lord (Alaben al Señor)

Praise the LORD.
Praise the LORD, you His servants;
 praise the name of the LORD.
Let the name of the LORD be praised,
 both now and forevermore.
From the rising of the sun to the place where it sets,
 the name of the LORD is to be praised.
-Psalm 113:1-3

I was encouraged by this psalm last week. It reminded me that our God is worthy of praise all the time - both now and forevermore. And He is worthy of praise everywhere - from where the sun rises to where it sets.

Sometimes when life is hard, or busy, or even great, we forget how important it is for us to praise our God. 

So today...

I praise the Lord for His patience with me.

I praise the Lord for food to eat and a roof over my head (and air conditioning!). =)

I praise the Lord for having His Word in my own language.

I praise the Lord for His protection last week when I had car trouble but made it safely home.

I praise the Lord for the wonderful friends and family He's blessed me with!

I praise the Lord that He keeps His promises.

I praise the Lord that my life really is getting better and better because of my relationship with Him.

I praise you, Lord God Almighty because you are worthy! 

You are worthy of my worship,
worthy of my devotion,
worthy of my surrender,
worthy of my sacrifice,
worthy of my adoration,
worthy of my love,
worthy of my life.


Whatever circumstances you're in right now, do you know that your God is worthy?

What will you praise Him for today?


Note: This summer I'm planning to focus more of my time and energy on some writing projects that are in process. So I'll only be posting here every other Wednesday instead of every week. I'd appreciate your prayers for me as I work on these projects, that God will direct and make them what He wants them to be. Thanks so much! 


Alaben al Señor

¡Aleluya! ¡Alabado sea el Señor! 
Alaben, siervos del Señor, 
alaben el nombre del Señor.
Bendito sea el nombre del Señor, 
desde ahora y para siempre.
Desde la salida del sol hasta su ocaso, 
sea alabado el nombre del Señor.
-Sal. 113:1-3

La semana pasada me animó este salmo. Me recordó que nuestro Dios es digno de alabanza todo el tiempo – ahora y para siempre. Y es digno de alabanza en todas partes –desde donde se levanta el sol hasta donde se oculta.

A veces cuando la vida es difícil, ocupada o aún magnífica, olvidamos como es de importante para nosotros alabar a nuestro Dios.

Así que hoy…

Alabo al Señor por Su paciencia conmigo.

Alabo al Señor por alimentos para consumir y un techo sobre mi cabeza (¡y aire acondicionado!). =)

Alabo al Señor por tener Su Palabra en mi propio idioma.

Alabo al Señor por Su protección cuando tuve problemas con el carro pero llegué a salvo a casa la semana pasada.

Alabo al Señor por ¡los maravillosos amigos y familia con que me ha bendecido!

Alabo al Señor porque guarda Sus promesas.

Alabo al Señor porque mi vida está realmente mejorando gracias a mi relación con Él.

¡Te alabo, Señor Dios Todopoderoso porque eres digno!

Eres digno de mi adoración,
digno de mi devoción,
digno de mi entrega,
digno de mi sacrificio,
digno de mi adoración,
digno de mi amor,
digno de mi vida.


Sean cuales sean las circunstancias en que te encuentras ahora mismo, ¿sabes que Dios es digno?

¿Por qué lo alabarás hoy?


Nota: Este verano planeo enfocar más de mi tiempo y energía en algunos proyectos de escritura que están en proceso. Así que estaré publicando cada tercer miércoles en lugar de cada semana. Apreciaría sus oraciones por mí mientras trabajo en estos proyectos, que Dios dirija y haga de ellos lo que Él quiere que sean. ¡Muchas gracias!

Wednesday, June 3, 2015

Compassion (Compasión)


Today I wanted to share something that my friend Adam posted on his blog earlier this year. I hope it blesses you like it did me. 


by Dr. Adam McClendon
Pastor of Springhill Baptist Church

I live near a Panera Bread, and it makes for such an easy meeting location. Recently, on a Sunday afternoon, a man going through a difficult time called and asked me to meet him there. On our way in, I noticed a homeless man sitting on a bench nearby. I didn’t think much of it until I was leaving.

As I began to drive away from Panera, I sensed the Lord prompting me to go back and help him. I didn’t know what to do or say and I wasn’t real comfortable with the idea of getting back out in the 30-degree weather, especially considering it was raining. Nonetheless, at what I believed to be the Lord’s prompting, I turned around, parked, and walked up to the man.

As I entered into a conversation, I was informed someone had just purchased him a fresh cup of coffee and a nice warm meal. I was also informed that there was another guy up the street at Walgreens who really needed my help.

At this point, a private conversation quickly ran through my head, “What? As if it wasn’t awkward enough walking up to you. Like I’m going to inconvenience myself even more by driving down the street looking for someone I don’t even know?”

I nodded politely, blessed the man, and began walking to my car feeling relieved that my responsibility was over.

As I began to drive off, I was still debating whether or not to go by Walgreens and look for someone I didn’t even know.

I didn’t hear a voice from God saying that I had to do it. I didn’t necessarily sense a prompting of the Spirit. What did happen was a moment of clarity whereby a simple and yet provocative thought entered into my mind: “that could be my child.”

Hard times hit us all. People are homeless for a variety of reasons ranging from addiction, mental illness, injury, financial collapse with no family to help, etc. That man was someone’s son. He might even be someone’s brother or father, uncle or nephew, but what if he were my son?

Well, the debate was over. I drove around and looked for him until I found him walking to another establishment looking for relief from the weather.

I will not share all that I decided to do to help the man, but I will say, it came a lot easier thinking about the reality that this could be my son. I felt compassion (not pity) in a way that I had not in a long time.


The LORD is gracious and righteous; our God is full of compassion. -Psalm 116:5


Compasión

Hoy quería compartir algo que mi amigo Adam publicó en su blog al comienzo de este año. Confío en que te bendiga como me bendijo a mí.


Publicación de invitado: “Ése podría ser mi hijo”
por el doctor Adam McClendon, 
Pastor de la iglesia bautista de Springhill

Vivo cerca de una Panera Bread (N. T. Cadena de panaderías y pastelerías famosas en los Estados Unidos) y es un sitio muy fácil como punto de encuentro. Hace poco, un domingo por la tarde, un hombre atravesando por un tiempo difícil me llamó y me pidió que nos encontráramos allí. Al entrar, noté a un indigente sentado en un banco cercano. No pensé mucho en eso hasta que iba saliendo.

Mientras me alejaba de Panera, sentí que el Señor me impulsaba a regresar y ayudarle. Yo no sabía qué hacer o qué decir y en realidad no estaba cómodo con la idea de volver a salir a un clima de apenas un poco más de un 1º C, especialmente considerando que estaba lloviendo. Sin embargo, ante lo que pensé que era el impulso del Señor, di la vuelta, parqueé y caminé hacia el hombre.

Al entrar en conversación, me informó que alguien acababa de comprarle una taza fresca de café y una buena comida caliente. Me informó que había otro hombre más allá, en la misma calle, en Walgreens (supermercado y farmacia), que realmente necesitaba mi ayuda.

En este punto, una conversación privada pasó rápidamente por mi cabeza, “¿Qué? Como si no fuera suficientemente incómodo caminar hasta usted. ¿Cómo me voy a molestar aún más conduciendo por la calle buscando a alguien a quien ni siquiera conozco?”

Asentí cortésmente con la cabeza, bendije al hombre y comencé a caminar hacia mi carro sintiéndome aliviado porque mi responsabilidad había terminado.

Al comenzar a alejarme, todavía me debatía entre ir o no a Walgreens y buscar a alguien a quien ni siquiera conocía.

No escuché una voz de Dios diciendo que tenía que hacerlo. No necesariamente sentí un impulso del Espíritu. Lo que sucedió fue un momento de claridad en el cual un pensamiento sencillo y a la vez estimulante entró en mi mente: “podría ser mi hijo.”

A todos nos golpean tiempos difíciles. La gente queda desposeída por una variedad de razones que van desde adicción, enfermedad mental, lesiones, colapso financiero sin familia que le ayude, etc. Ese hombre era el hijo de alguien. Podría ser incluso el hermano o el padre de alguien, tío o sobrino pero, ¿qué si fuera mi hijo?

Bueno, el debate terminó. Conduje alrededor y lo busqué hasta que lo encontré caminando hacia otro establecimiento buscando alivio de la intemperie.

No voy a compartir todo lo que decidí hacer para ayudar al hombre, pero diré que fue mucho más fácil pensando en la realidad de que podría ser mi hijo. Sentí compasión (no lástima) en una forma en que no la había sentido en mucho tiempo.


Clemente es Jehová, y justo; Sí, misericordioso es nuestro Dios. –Sal. 116:5