Wednesday, February 15, 2017

The Face Of Christ (El Rostro de Cristo)


Have you ever been following someone in a line where you can only see their back. As you slowly inch forward, you unconsciously form an idea of what the person looks like. Then they turn around and smile at you. And you stare for a moment because they don't look anything like the picture you formed in your imagination.

I can't tell you how many times that has happened to me. The person may be much older or much younger than I thought. Or their facial features may be different than I expected.

The last time this happened, I suddenly realized that you can tell so much about a person by simply looking at their face - approximate age, heritage, even personality to some extent. You can't tell these things by looking at someone's back.

Does this concept remind you of something in the Bible?

Then Moses said, “Now show me your glory.” And the LORD said, “I will cause all my goodness to pass in front of you, and I will proclaim my name, the LORD, in your presence. I will have mercy on whom I will have mercy, and I will have compassion on whom I will have compassion. But,” he said, “you cannot see my face, for no one may see me and live.” Then the LORD said, “There is a place near me where you may stand on a rock. When my glory passes by, I will put you in a cleft in the rock and cover you with my hand until I have passed by. Then I will remove my hand and you will see my back; but my face must not be seen" (Exodus 33:18-23).

God was willing to reveal Himself to Moses, but because of God's holiness, Moses, as a sinful human being, could not look upon God's face.

Moses had special favor and intimacy with God. Yet he could not have the closest intimacy of seeing God's face. He still lacked the full revelation of who God is.

Fast forward thousands of years when a very special baby was born in fulfillment of an angel's message. He was not just any baby, He was - Immanuel, God with us (Matthew 1:23). Jesus is the radiance of God's glory, and the exact representation of His being... (Hebrews 1:3). Jesus is God in visible form.
  
...God said, "Light up the darkness!" and our lives filled up with light as we saw and understood God in the face of Christ, all bright and beautiful (2 Corinthians 4:5-6 MSG).

Jesus came to show us God's "face." Jesus is the full revelation of who God is. (At least as much as we can grasp in this life. I believe in heaven we'll have increasingly greater understanding of God, since He is infinite.)

What does it mean to you that God sent Jesus to "show you His face"?

When you look at Jesus, what do see about who God is?

Is Jesus' face the first one you want to gaze on every day?

One of my favorite passages is the description of Jesus as He is now in heaven. Picturing that glorious face never ceases to fill me with wonder, worship and love.

I turned around to see the voice that was speaking to me. And when I turned I saw seven golden lampstands, and among the lampstands was someone like a son of man, dressed in a robe reaching down to his feet and with a golden sash around his chest. The hair on his head was white like wool, as white as snow, and his eyes were like blazing fire. His feet were like bronze glowing in a furnace, and his voice was like the sound of rushing waters. In his right hand he held seven stars, and coming out of his mouth was a sharp, double-edged sword. His face was like the sun shining in all its brilliance. When I saw him, I fell at his feet as though dead. Then he placed his right hand on me and said: "Do not be afraid. I am the First and the Last. I am the Living One; I was dead, and now look, I am alive for ever and ever..." (Revelation 1:12-18).


El Rostro de Cristo

¿Alguna vez has estado en una fila donde solamente ves la espalda de quien está delante? Mientras adelantas muy lentamente, inconscientemente te formas una idea de cómo es la cara de la persona. Luego, se voltea y te sonríe. Y lo miras muy fijamente por un momento porque no se parece para nada al cuadro que te habías formado en tu imaginación.

No puedo contarte cuantas veces que me ha pasado. La persona puede ser mucho mayor o mucho más joven de lo que pensé.

La última vez que esto sucedió, de repente caí en cuenta que puedes decir mucho acerca de una persona mirando sencillamente su rostro – edad aproximada, herencia, hasta cierto punto hasta su personalidad. No puedes notar estas cosas mirando la espalda de alguien.

¿Este concepto te recuerda algo en la Biblia?

“Déjame verte en todo tu esplendor insistió Moisés. Y el Señor le respondió: Voy a darte pruebas de mi bondad,  y te daré a conocer mi nombre.  Y verás que tengo clemencia de quien quiero tenerla,  y soy compasivo con quien quiero serlo. Pero debo aclararte que no podrás ver mi rostro,  porque nadie puede verme y seguir con vida. "Cerca de mí hay un lugar sobre una roca añadió el Señor.  Puedes quedarte allí. Cuando yo pase en todo mi esplendor,  te pondré en una hendidura de la roca y te cubriré con mi mano,  hasta que haya pasado. Luego,  retiraré la mano y podrás verme la espalda.  Pero mi rostro no lo verás” (Ex. 33:18-23).

Dios estuvo dispuesto a revelarse delante de Moisés, pero debido a Su santidad, un ser humano pecador como Moisés, no podía mirar el rostro de Dios.

Moisés tenía un favor e intimidad especiales con Dios. Sin embargo, no podía tener la más cercana intimidad de ver el rostro de Dios. Todavía le faltaba la revelación total de quien Dios es.

Adelantemos miles de años cuando nació un bebé muy especial en cumplimiento del mensaje de un ángel. Él no era simplemente cualquier bebé, era Emanuel, Dios con nosotros (Mt. 1:23). Jesús es “el resplandor de la gloria de Dios, la fiel imagen de lo que él es…” (He. 1:3). Jesús es Dios en forma visible.

“… Dios dijo: ‘¡Ilumina la oscuridad!’ y nuestras vidas se llenaron con la luz cuando vimos y entendimos a Dios en el rostro de Cristo, brillante y hermoso” (2 Co. 4:5-6, versión de "El Mensaje")

Jesús vino a mostrarnos el “rostro” de Dios. Es la revelación de quien Dios es. (Por lo menos hasta donde podemos apropiarnos en esta vida. Creo que en el cielo tendremos un entendimiento de Dios cada vez más grande, puesto que Él es infinito.)

¿Qué significa para ti que Dios envió a Jesús a “mostrarte Su rostro”?

Cuando miras a Jesús, ¿qué ves con respecto a quién es Dios?

¿Es el rostro de Jesús el primero que quieres contemplar todos los días?

Uno de mis pasajes favoritos es la descripción de Jesús como es ahora en el cielo. Imaginar ese rostro glorioso nunca deja de llenarme de asombro, alabanza y amor.

"Me volví para ver de quién era la voz que me hablaba y, al volverme, vi siete candelabros de oro. En medio de los candelabros estaba alguien "semejante al Hijo del hombre",* vestido con una túnica que le llegaba hasta los pies y ceñido con una banda de oro a la altura del pecho. Su cabellera lucía blanca como la lana, como la nieve; y sus ojos resplandecían como llama de fuego. Sus pies parecían bronce al rojo vivo en un horno, y su voz era tan fuerte como el estruendo de una catarata. En su mano derecha tenía siete estrellas, y de su boca salía una aguda espada de dos filos. Su rostro era como el sol cuando brilla en todo su esplendor. Al verlo, caí a sus pies como muerto; pero él, poniendo su mano derecha sobre mí, me dijo: "No tengas miedo. Yo soy el Primero y el 'Ultimo, y el que vive.  Estuve muerto, pero ahora vivo por los siglos de los siglos…” (Ap. 1:12-18).

Wednesday, February 1, 2017

Impossible Wrapped In Ordinary (Lo imposible envuelto en lo común)

"For with God nothing is impossible." -Luke 1:37 (JUB)

"Jesus looked at them and said, 'With man this is impossible, but not with God; all things are possible with God.'" -Mark 10:27 (NIV)

When we think of God doing the impossible, we usually expect it to be dramatic - like the Red Sea parting or the sun standing still.

But sometimes when God does the impossible, it's wrapped in ordinary.

A newborn baby crying, a mother holding him...something that happens every day. Then one day it was the Son of God as a baby crying. It was the Creator held in the arms of a young woman He created.

That God would become a man is impossible. Yet He did it. Not in a dramatic descent from the skies, but in an ordinary way. He came as a baby, born like every child, with tears and pain followed by joy.

For more than 30 years Jesus walked this earth as God among men. Every moment from Jesus' conception to His ascension was God doing the impossible. Yet most of those moments came in ordinary wrapping - a baby laughing, a young boy running and playing, a Rabbi speaking to crowds, a teacher instructing His disciples....

Some people recognized that Jesus was more than a mere man. Some of them saw past the ordinary to the miraculous. How often do we?

Can we see past the ordinary wrapping to recognize the impossible things God is doing in our lives?

...giving us grace to forgive
...revealing the truth we've sought for so long
...sending provision we need the moment we need it
...making us aware of His presence with us
on and on.

Sometimes we get so caught up in the busyness of life, I think we take for granted the miracles God is doing for us every day.

Underneath so many "ordinary" experiences, if we'll look for it, is the reality of a God who still does the impossible.

Praise His name!

"I am the LORD, the God of all mankind. Is anything too hard for me?" -Jeremiah 32:27


Lo imposible envuelto en lo común

“Porque para Dios no hay nada imposible.” –Lc. 1:37 (NVI)

“Entonces Jesús, mirándolos, dijo: Para los hombres es imposible, mas para Dios, no; porque todas las cosas son posibles para Dios.” –Mr. 10:27 (RV60)

Cuando pensamos en Dios haciendo lo imposible, con frecuencia esperamos que sea algo dramático – como abrir el Mar Rojo o que el sol se quede quieto.

Pero a veces cuando Dios hace lo imposible, viene envuelto en común.

Un recién nacido llorando, una madre sosteniéndole… algo que sucede todos los días. Luego, un día fue el Hijo de Dios llorando cuando bebé. Fue el Creador sostenido en los brazos de una joven que Él creó.

Que Dios se convirtiera en hombre es imposible. Sin embargo, lo hizo. No en un descenso dramático desde los cielos, sino en una manera común. Vino como bebé, nació como todos los niños, con lágrimas y dolor seguidos por gozo.

Por más de 30 años Jesús caminó en esta tierra como Dios entre los hombres. Cada momento desde la concepción de Jesús hasta su ascensión fue Dios haciendo lo imposible. Pero la mayoría de esos momentos vinieron en envoltura común – un bebé riendo, un niñito corriendo y jugando, un Rabino hablando a las multitudes, un maestro instruyendo a Sus discípulos…

Algunas personas reconocieron que Jesús era más que un hombre común y corriente. Algunos vieron lo milagroso más allá de lo común. ¿Con cuánta frecuencia lo hacemos nosotros?

¿Podemos ver más allá de la envoltura común y corriente para reconocer las cosas imposibles que Dios está haciendo en nuestras vidas?

… dándonos gracia para perdonar
… revelando la verdad que hemos buscado por tanto tiempo
… enviando la provisión que necesitamos en el momento en que la necesitamos
… haciéndonos conscientes de Su presencia con nosotros
Una y otra vez.

A veces nos quedamos tan atrapados en las ocupaciones de la vida, que creo que tomamos por sentados los milagros que Dios está haciendo para nosotros todos los días.

Bajo tantas experiencias “comunes,” si la buscamos, está la realidad de un Dios que todavía hace lo imposible.

¡Alabado sea Su nombre!

“He aquí que yo soy Jehová, Dios de toda carne; ¿habrá algo que sea difícil para mí?” –Jer. 32:27