Wednesday, April 17, 2013

Audacious Prayers (Oraciones Audaces)


On the day the LORD gave the Amorites over to Israel, Joshua said to the LORD in the presence of Israel:
“Sun, stand still over Gibeon,
    
and you, moon, over the Valley of Aijalon.”
So the sun stood still,
    
and the moon stopped,
    
till the nation avenged itself on its enemies,
as it is written in the Book of Jashar.
The sun stopped in the middle of the sky and delayed going down about a full day. There has never been a day like it before or since, a day when the LORD listened to a man. Surely the LORD was fighting for Israel! -Joshua 10:12-14

As I read this passage recently, I was astounded by Joshua's audacious prayer! What made him even consider uttering such a request? It certainly never would have occurred to me to ask God to hold the sun still. I mean, who thinks like that? 

I believe Joshua's prayer was prompted by the Holy Spirit who was guiding and empowering Joshua. Still, what an amazing display of holy boldness! 

To me it is even more amazing that Joshua's prayer is in the context of a battle. Joshua prayed the sun would stand still so that Israel could keep fighting their enemies and finish the battle. 

I admit that most often my prayers are more related to getting out of the battle - prayers for my own relief, comfort, healing, etc. Occasionally I pray bold prayers for someone else. But when was the last time I prayed boldly for something that would keep me in the battle, keep me taking ground from the enemy?

Can we learn to pray with holy boldness - not just about personal concerns (because yes, God cares about all our needs) - but also about our role in the spiritual war around us?
Can we ask for impossible things that will enable us to fight more effectively and stay in the battle?
And what does that look like for me right now? 

I really don't know. But I'm asking God to show me. I believe He wants us to pray audacious prayers. I believe He's wiling and waiting to answer. 

Perhaps our first prayer must be, 
"Lord, give me holy boldness. Fill me with your courage and power. Teach me how to offer audacious prayers that will harm the enemy. Use my life in this spiritual battle to display your victory wherever I go!" 

Yes Lord, we ask it in Your powerful name! Amen.


Oraciones Audaces

Ese día en que el Señor entregó a los amorreos en manos de los israelitas, Josué le dijo al Señor en presencia de todo el pueblo: 
"Sol, deténte en Gabaón, 
luna, párate sobre Ayalón."
El sol se detuvo
y la luna se paró, 
hasta que Israel
se vengó de sus adversarios. 
Esto está escrito en el libro de Jaser. Y, en efecto,  el sol se detuvo en el cenit y no se movió de allí por casi un día entero.
Nunca antes ni después ha habido un día como aquél; fue el día en que el Señor obedeció la orden de un ser humano. ¡No cabe duda de que el Señor estaba peleando por Israel!
-Josué 10:12-14


Mientras leía este pasaje recientemente, ¡quedé atónita ante la audaz oración de Josué! ¿Qué le hizo considerar expresar una petición como esa? Por seguro nunca se me habría ocurrido pedirle a Dios que mantuviera el sol quieto. Mejor dicho, ¿quién piensa así?

Creo que la oración de Josué le fue inspirada por el Espíritu Santo, quien lo estaba guiando y fortaleciendo. Igual, ¡qué asombrosa muestra de osadía santa!

Para mí es aún más asombroso que la oración de Josué es elevada en el contexto de una batalla. Oró que el sol se quedara quieto para que Israel pudiera seguir peleando contra sus enemigos y terminar la batalla.

Admito que más frecuentemente mis oraciones están más relacionadas con salir de la batalla – oraciones por mi propio alivio, comodidad, sanidad, etc. De vez en cuando elevo oraciones audaces por alguien más. Pero, ¿cuándo fue la última vez que oré osadamente por algo que me mantuviera en batalla, ganando terreno sobre el enemigo?

¿Podemos aprender a orar con osadía santa – no sólo por preocupaciones personales (porque sí, a Dios le interesan todas nuestras necesidades) – sino también por nuestro papel en la guerra espiritual que se libra alrededor nuestro?
¿Podemos pedir cosas imposibles que nos permitan luchar más eficazmente y permanecer en la batalla?
¿Y cómo se ve para mí en este mismo momento?

Realmente no lo sé. Pero estoy pidiéndole a Dios que me muestre. Creo que Él quiere que elevemos oraciones audaces. Creo que quiere y está esperando para responder.

Quizá nuestra primera oración debe ser:
“Señor, dame osadía santa. Lléname con tu valor y poder. Enséñame a ofrecer oraciones audaces que dañen al enemigo. ¡Usa mi vida en esta batalla espiritual para mostrar tu victoria dondequiera que voy!”

Sí señor, ¡lo pedimos en tu poderoso nombre! Amén.

No comments: