Wednesday, July 17, 2013

Need To Know (Necesidad De Saber)

We often ask God questions - Why? When? How? 
I'll be the first to admit that God doesn't always give me the answers I want. 

With God, we are on a "need to know" basis. God knows what we truly need to know and what we really don't need to know. 

In Matthew 26:31-32 Jesus told His disciples:
 This very night you will all fall away on account of me, for it is written:
‘I will strike the shepherd,

    and the sheep of the flock will be scattered.'
But after I have risen, I will go ahead of you into Galilee.
Jesus predicted that all His disciples would desert Him. At first glance we might wonder why Jesus would tell them this. Wouldn't it predispose them to running away?

The reality is that Jesus knew they were weak and would run under pressure. I think the reason He told them was much deeper than just a prediction of their future actions. 

I think Jesus wanted His disciples to know that He knew they were going to run. But He had already forgiven them for their desertion. 

Jesus said, "But after I have risen, I will go ahead of you into Galilee" (v.32). These are words of promise, of forgiveness, of grace. 

Though Jesus knew the disciples would run, He wasn't discounting them. And He understood that after their desertion they would need direction. By telling them ahead of time, Jesus left them with a precious gift. 

Sometimes God does the same for us. Sometimes He gives us a warning about the future. Or He gives us a message we may not understand, but if we hold onto it, one day it will meet a need we never anticipated.

I'm so thankful our God is eternal! He sees all of time, and He knows what the future holds for each of us. God may not always answer our questions. But He is faithful to tell us what we need to know. And I think the message He most wants us to hear is that whatever happens in the future, His grace is already there, waiting for us.

Hallelujah!



Necesidad De Saber

Con frecuencia hacemos preguntas a Dios - ¿Por qué? ¿Cuándo? ¿Cómo?
Soy la primera en admitir que Dios no siempre me da las respuestas que quiero.

Con Dios estamos sobre una base de “necesito saber”. Él sabe lo que verdaderamente necesitamos saber y lo que realmente no es necesario que sepamos.

En Mateo 26:31-32 Jesús dijo a sus discípulos:
“Todos vosotros os escandalizaréis de mí esta noche; porque escrito está: Heriré al pastor, y las ovejas del rebaño serán dispersadas. Pero después que haya resucitado, iré delante de vosotros a Galilea.”

Jesús predijo que todos Sus discípulos iban a abandonarlo. A primera vista podemos preguntarnos por qué Jesús les contaría esto. ¿Eso no los predispondría para que huyeran?

La realidad es que Jesús sabía que eran débiles y huirían ante la presión. Pienso que la razón por la que les contó fue mucho más profunda que una sencilla predicción de sus acciones futuras.

Creo que quería que sus discípulos supieran que Él sabía que iban a huir. Pero ya los había perdonado por su deserción.

Jesús dijo: “Pero después que haya resucitado, iré delante de vosotros a Galilea.” (v. 32). Estas son palabras de promesa, de perdón, de gracia.

Aunque sabía que los discípulos huirían, no estaba desechándolos. Y entendía que después de su abandono necesitarían dirección. Contándoles antes de tiempo, les dejó con un regalo precioso.

A veces Dios hace lo mismo por nosotros. Algunas veces nos da una advertencia acerca del futuro. O nos da un mensaje que puede que no entendamos, pero si nos aferramos a ése un día llenaremos una necesidad que nunca anticipamos.

¡Estoy tan agradecida que nuestro Dios es eterno! Él ve todos los tiempos y sabe todo lo que el futuro tiene para cada uno de nosotros. Puede que no siempre responda nuestras preguntas. Pero Él es fiel en decirnos lo que necesitamos saber. Y creo que el mensaje que más quiere que escuchemos es que lo que sea que pase en el futuro, Su gracia ya está allí, esperando por nosotros.

¡Aleluya!

No comments: