Wednesday, June 22, 2016

Common To All (Común a Todos)

Today I heard a song that was first released in 1984. I have no idea what circumstances prompted the songwriter to write this particular song. But as I listened to it, it was like she wrote it for me, right now in this moment.

Have you ever experienced something similar?

How is it possible that a song written when I was 5 years old, by someone I've never met, could speak so specifically to my heart today?

I believe that while we each face varying circumstances, we all share the same experience of life on this fallen earth.

What is the one thing every person on this planet has in common?

Pain.

Pain comes in different forms - physical, emotional, relational, etc. Regardless of the kind of pain, everyone can relate to it. No matter age, location, nationality, or economic status, pain is a universal reality.

The Apostle Paul said it like this,
"No temptation has overtaken you that is not common to man..." (1 Corinthians 10:13).

The details of circumstances may differ, but the bottom line of pain is common to all.

However Paul didn't stop there.
"No temptation has overtaken you that is not common to man. God is faithful...."

I'm so thankful that regardless of age, location, nationality or economic status, God is faithful! It is His goodness, faithfulness, love and grace that enable us to endure life in a fallen world.

"No temptation has overtaken you that is not common to man. God is faithful, and he will not let you be tempted beyond your ability, but with the temptation he will also provide the way of escape, that you may be able to endure it." -1 Cor. 10:13 (ESV)

The reason a song from 1984 could encourage me today is because the songwriter and I have the shared experience of pain. In her pain, she found God to be faithful. As she expressed that in her song, I was encouraged that God will be faithful in my pain as well.

Again, Paul described this very thing almost 2000 years ago.
"Praise be to the God and Father of our Lord Jesus Christ, the Father of compassion and the God of all comfort, who comforts us in all our troubles, so that we can comfort those in any trouble with the comfort we ourselves receive from God" (2 Cor. 1:3-4).

God is faithful. He comforts us. He comforts others through us. He comforts us through others. We need to hear each other's stories of His goodness.

Then our shared experience of pain will become a shared experience of praise. Praise to a God who is loving, merciful, gracious, faithful and good in the midst of a pain-filled earth.


Great is the LORD and most worthy of praise;
  
his greatness no one can fathom.

One generation commends your works to another;
  
they tell of your mighty acts.

They speak of the glorious splendor of your majesty—
  
and I will meditate on your wonderful works.

They tell of the power of your awesome works—
  
and I will proclaim your great deeds.

They celebrate your abundant goodness
  
and joyfully sing of your righteousness.
The LORD is gracious and compassionate,
  
slow to anger and rich in love.
The LORD is good to all;
  
he has compassion on all he has made.
The LORD is trustworthy in all he promises
  
and faithful in all he does.

The LORD upholds all who fall
  
and lifts up all who are bowed down.
The LORD is righteous in all his ways
  
and faithful in all he does.

The LORD is near to all who call on him,
  
to all who call on him in truth.

He fulfills the desires of those who fear him;
  
he hears their cry and saves them.

The LORD watches over all who love him,
  
but all the wicked he will destroy.
My mouth will speak in praise of the LORD.
  
Let every creature praise his holy name
  
for ever and ever.

(selected verses from Psalm 145)


Común a Todos

Hoy escuché una canción que salió al aire por primera vez en 1984. No tengo idea de cuáles circunstancias llevaron a la autora a escribir esta canción en particular. Pero mientras la escuchaba, fue como si la hubiese escrito para mí, en ese mismo momento.

¿Alguna vez has experimentado algo similar?

¿Cómo es posible que una canción escrita cuando yo tenía cinco años, por alguien a quien nunca he conocido, pudiera hablar tan específicamente a mi corazón hoy?

Creo que aunque cada uno enfrentamos diferentes circunstancias, todos compartimos la misma experiencia de vida en esta tierra caída.

¿Qué es la única cosa que todas las personas en este planeta tenemos en común?

Dolor

El dolor viene en formas diferentes – física, emocional, relacional, etc. Sin importar la clase de dolor, todo el mundo puede relacionarse a él. Sin importar la edad, ubicación, nacionalidad o estado económico, el dolor es una realidad universal.

El apóstol Pablo lo dice así: “Ustedes no han sufrido ninguna tentación que no sea común al género humano…” (1 Co. 10:13).

Los detalles de las circunstancias pueden ser diferentes, pero el resultado final es que el dolor es común a todos.

Sin embargo, Pablo no se detuvo ahí.
“Ustedes no han sufrido ninguna tentación que no sea común al género humano. Pero Dios es fiel…”

Estoy agradecida que sin importar edad, ubicación, nacionalidad o estrato económico, ¡Dios es fiel! Es Su bondad, fidelidad, amor y gracia lo que nos capacita para soportar la vida en un mundo caído.

“Ustedes no han sufrido ninguna tentación que no sea común al género humano. Pero Dios es fiel, y no permitirá que ustedes sean tentados más allá de lo que puedan aguantar. Más bien, cuando llegue la tentación, él les dará también una salida a fin de que puedan resistir.” -1 Co. 10:13 (NVI)

La razón por la que una canción de 1984 pudo levantar mi ánimo hoy es porque la autora y yo tenemos la experiencia compartida del dolor. En su dolor, ella encontró que Dios es fiel. Al expresarlo en su canción, me dio ánimo que Dios será fiel en mi dolor también.

Una vez más, Pablo describió lo mismo hace casi 2000 años.

“Alabado sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre misericordioso y Dios de toda consolación, quien nos consuela en todas nuestras tribulaciones para que con el mismo consuelo que de Dios hemos recibido, también nosotros podamos consolar a todos los que sufren.” (2 Co. 1: 3-4).

Dios es fiel. Él nos consuela, consuela a otros a través de nosotros, nos consuela a través de otros. Necesitamos escuchar de otros las historias de Su bondad.

Entonces, nuestra experiencia compartida de dolor se convertirá en una experiencia compartida de alabanza. Alabanza a un Dios que es amoroso, misericordioso, bondadoso, fiel y bueno en medio de una tierra llena de dolor.


1  Te exaltaré,  mi Dios y rey;
 por siempre bendeciré tu nombre.
2  Todos los días te bendeciré;
 por siempre alabaré tu nombre.
3  Grande es el Señor,  y digno de toda alabanza;
 su grandeza es insondable.
4  Cada generación celebrará tus obras
 y proclamará tus proezas.
5  Se hablará del esplendor de tu gloria y majestad,
 y yo meditaré en tus obras maravillosas.
6  Se hablará del poder de tus portentos,
 y yo anunciaré la grandeza de tus obras.
7  Se proclamará la memoria de tu inmensa bondad,
 y se cantará con júbilo tu victoria.
8  El Señor es clemente y compasivo,
 lento para la ira y grande en amor.
9  El Señor es bueno con todos;
 él se compadece de toda su creación.
10  Que te alaben,  Señor,  todas tus obras;
 que te bendigan tus fieles.
11  Que hablen de la gloria de tu reino;
 que proclamen tus proezas,
12  para que todo el mundo conozca tus proezas
 y la gloria y esplendor de tu reino.
13  Tu reino es un reino eterno;
 tu dominio permanece por todas las edades.
y bondadoso en todas sus obras.
14  El Señor levanta a los caídos
 y sostiene a los agobiados.
15  Los ojos de todos se posan en ti,
 y a su tiempo les das su alimento.
16  Abres la mano y sacias con tus favores
 a todo ser viviente.
17  El Señor es justo en todos sus caminos
 y bondadoso en todas sus obras.
18 El Señor está cerca de quienes lo invocan,
 de quienes lo invocan en verdad.
19  Cumple los deseos de quienes le temen;
 atiende a su clamor y los salva.
20  El Señor cuida a todos los que lo aman,
 pero aniquilará a todos los impíos.
21  ¡Prorrumpa mi boca en alabanzas al Señor!
 ¡Alabe todo el mundo su santo nombre,
 por siempre y para siempre!

-Salmo 145

No comments: