Wednesday, February 19, 2014

The Right Questions (Las preguntas correctas)


A few months ago as I was praying, I asked God to help me know the right questions to ask in my life. So many times I'm seeking wisdom about things, but if I'm asking the wrong questions, I won't find the right answers for what I need. I realized only God can give me the right questions that will lead to life-changing answers. 

Since I prayed that, I'm amazed at how God has answered. Lately I've been thinking about a lot of things, and asking some new questions. I don't have all the answers, but at least I feel like I'm starting with the right questions.


1) Who do I want to become?

I recently listened to a message by Bill Hybels about the importance of how I arrange my schedule. He said that most people look at their time and ask, "What do I want to accomplish?" But he said that's the wrong question. The right question is, "Who do I want to become?" The answer to that question should drive how I use my schedule and what goes into it. 

I could give a lot of answers to this question - I want to become healthier, more Christ-like, more in love with Jesus, more knowledgeable and skilled, etc, etc. Thinking about these things is influencing how I schedule and use my time. 

Be very careful, then, how you live—not as unwise but as wise, making the most of every opportunity, because the days are evil. -Ephesians 5:15-16

2) What am I working for?

I've enjoyed watching the Olympics lately. However, it's hard to see so many disappointed athletes. From missing the podium by 4 hundredths of a second, to having a terrible performance, so many leave the games broken-hearted. They've dedicated their lives for years, and now desires are unfulfilled, dreams have died. Is that how my life will be? 

Is what I'm working for something that will last for eternity? Am I devoting myself to true treasures, or a temporary piece of metal that hangs from a ribbon?   

Or perhaps the question is, am I devoted to anything at all? Do I spend more time on Facebook than I do in God's Word or in encouraging others? Do I watch more TV than having actual conversations with people? 

Something I admire about Olympic athletes is their commitment, devotion, and willingness to sacrifice. Am I practicing those qualities for the purpose of an eternal prize? 

Do not store up for yourselves treasures on earth, where moth and rust destroy, and where thieves break in and steal. But store up for yourselves treasures in heaven, where moth and rust do not destroy, and where thieves do not break in and steal. For where your treasure is, there your heart will be also. -Matthew 6:19-21

3) What is my part? 

I'm so thankful that God willingly and gladly does what we cannot possibly do! He displays His power and miraculous works on our behalf so often. But what about those times when I ask for His supernatural intervention, yet I've not done my part? 

Actions have consequences. If I pray for healing, yet I'm not willing to eat more vegetables, am I doing my part? If I ask for His provision, yet choose not to monitor my spending, am I doing my part? If I pray for wisdom, yet don't stop to listen, am I doing my part? 

Clearly, there is much that only GOD can do in and through our lives. But what about the little bit that He does ask us to do? (through His Spirit living in us)

Do I know what my part is? And if I know what it is, what's keeping me from doing it? 

You see that his faith and his actions were working together, and his faith was made complete by what he did. -James 2:22

Well, I don't know about you, but those are some pretty convicting questions for me. Like I said, I don't have all the answers. And I'm not perfectly applying what I do know. But I thank God that in His mercy, He's giving me some of the right questions to ask. 


Lord Jesus, thank you for graciously leading me to these good questions. Please help me be willing to ask them, willing to listen for answers, and willing to do what you show me. I want to cooperate with you as you work to transform my life more and more. Thank you for your faithfulness to me. Amen.


What challenging questions has God led you to ask lately?


Las preguntas correctas

Hace unos meses mientras estaba orando, le pedí a Dios que me ayudara a saber las preguntas correctas a formular en mi vida. Muchas veces estoy buscando sabiduría acerca de cosas, pero si estoy haciendo las preguntas incorrectas, no voy a encontrar las respuestas correctas que necesito. Caí en cuenta que solamente Dios puede darme las preguntas correctas que me llevarán a respuestas que me cambien la vida.

Desde que oré así, estoy maravillada de cómo Dios ha respondido. Últimamente he estado pensando en muchas cosas y formulando algunas nuevas preguntas. No tengo todas las respuestas, pero por lo menos siento que estoy comenzando con las preguntas correctas.


1) ¿En quién me quiero convertir?

Recientemente escuché un mensaje por Bill Hybels acerca de la importancia de cómo arreglo mi horario. Dijo que mucha gente mira su tiempo y pregunta: “¿Qué quiero lograr?” Pero esa es la pregunta equivocada. La correcta es: “¿En quién me quiero convertir? La respuesta debería dirigirme a como usar mi horario y lo que va en él.

Podría dar muchas respuestas a esta pregunta – Quiero ser más saludable, más como Cristo, más enamorada de Jesús, tener más conocimiento y habilidades, etc, etc. Pensar en estas cosas está influyendo en como programo y uso mi tiempo.

Así que tengan cuidado de su manera de vivir. No vivan como necios sino como sabios, aprovechando al máximo cada momento oportuno, porque los días son malos. -Efesios 5: 15-16


2) ¿Para qué estoy trabajando?

He disfrutado mirando los Olímpicos en los últimos días. Sin embargo, es duro ver tantos atletas decepcionados. Desde perder el podio por cuatro centésimas de segundo, hasta hacer una terrible presentación, muchos dejan los juegos con el corazón roto. Han dedicado sus vidas por años y ahora los deseos no se cumplen, los sueños mueren. ¿Es así como va a ser mi vida?

¿Estoy trabajando por algo que durará para la eternidad? ¿Estoy dedicando mi vida a verdaderos tesoros o a una pieza de metal temporal que cuelga de una cinta?

O tal vez la pregunta es, ¿estoy dedicada a algo en absoluto? ¿Paso más tiempo en Facebook del que paso en la Palabra de Dios o animando a otros? ¿Miro más televisión que tengo conversaciones con la gente?

Algo que admiro acerca de los atletas olímpicos es su compromiso, dedicación y disposición para sacrificar. ¿Estoy practicando esas cualidades para el propósito de un premio eterno?

No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar. Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido carcomen, ni los ladrones se meten a robar. Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón. –Mateo 6:19-21


3) ¿Cuál es mi parte?

¡Estoy muy agradecida porque Dios voluntariamente y con gusto hace lo que nosotros nunca podríamos! Muy frecuentemente Él despliega Su poder y obras milagrosas. Pero ¿qué de esas veces cuando le pido Su intervención sobrenatural sin que yo haya hecho mi parte?

Las acciones tienen consecuencias. Si oro por sanación, pero no estoy dispuesta a comer más verduras, ¿estoy haciendo mi parte? Si pido Su provisión, pero no superviso mis gastos, ¿estoy haciendo mi parte? Si oro por sabiduría, pero no me detengo a escuchar, ¿estoy haciendo mi parte?

Claramente, hay mucho que solamente DIOS puede hacer en y a través de nuestras vidas. Pero, ¿qué del poquito que Él nos pide que hagamos? (a través de Su Espíritu viviendo en nosotros)

¿Sé cuál es mi parte? Y si sé cuál es, ¿qué me está deteniendo para hacerlo?

Ya lo ves: Su fe y sus obras actuaban conjuntamente,  y su fe llegó a la perfección por las obras que hizo. -Stg. 2:22


Bueno, no sé de ti, pero esas son unas preguntas bastante condenatorias para mí. Como dije, no tengo todas las respuestas. Y no estoy aplicando perfectamente lo que sí sé. Pero agradezco a Dios que en Su misericordia, Él me ha dado algunas preguntas correctas para formular.


Señor Jesús, gracias por guiarme a estas buenas preguntas en tu gracia. Por favor, ayúdame a estar dispuesta a formularlas, dispuesta a escuchar respuestas y dispuesta a hacer lo que me muestres. Quiero cooperar contigo mientras obras para transformar mi vida más y más. Gracias por tu fidelidad hacia mí. Amén.


¿Cuáles preguntas desafiantes te ha guiado Dios a formular últimamente?

No comments: