Wednesday, March 19, 2014

Beautiful Seasons (Estaciones Hermosas)

There is a time for everything, and a season for every activity under the heavens 
-Ecclesiastes 3:1

It's almost spring here in Florida. That means many of the trees are finally bare. Leaves blanket the ground, even as colorful weeds flourish. 

Here, the seasons don't look the same as they do in most of the country. 
The leaves don't finish falling off the trees sometimes until February, and many trees stay green all year round. 
The grass is always green, it just grows slower during the winter months. 
And the spring "weeds" never fail to blossom.

Sometimes I miss the fall colors, or the unmistakable change in the air when spring finally kisses winter goodbye. But though the seasons are different here, they are beautiful nonetheless. 

I think the same is true in life. As we go through different seasons, it's tempting to compare ourselves with others. Most of my friends have experienced the usual seasons of going to college, getting married, having kids, getting settled in a career or ministry, etc. My life hasn't followed that pattern. After college I enjoyed a wonderful, but brief, season of ministry. Then God took me into a long season of illness and suffering. Now, as it feels like "spring" is finally on the way, I wonder what the next season holds for me. 

Though the seasons in my life have been unusual, and at times extremely painful, I know they've been exactly what God ordained for me. And in that way, they are beautiful. 

He has made everything beautiful in its time. He has also set eternity in the human heart; yet no one can fathom what God has done from beginning to end.
-Eccl. 3:11
Whatever your seasons of life look like, God has promised to make them beautiful in His way and time. He has a plan for our eternity, not just our today. We may not always understand what He's doing, but we can trust His perfect love and wisdom. 

One of the things I love about Florida is that my rose bush blooms off and on all year long. I pray my life will be like that. No matter what seasons I go through, may I continue to bloom and grow, by God's grace. I pray the same for you.




Estaciones Hermosas

Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo –Eclesiastés 3:1

Ya casi es primavera aquí en La Florida. Eso quiere decir que muchos de los árboles por fin están pelados. Las hojas forman un tapete en el piso, aunque florezcan coloridas hierbas malas.

Aquí las estaciones no ocurren igual que en la mayoría del país. 
A veces, sólo hasta febrero las hojas terminan de caer de los árboles y muchos permanecen verdes todo el año.
El pasto siempre es verde, solamente crece más despacio durante los meses de invierno.
Y las “malas hierbas” nunca dejan de florecer.

A veces echo de menos los colores del otoño o el inequívoco cambio en el aire cuando la primavera finalmente le da el beso de adiós al invierno. Pero aunque las estaciones son diferentes aquí, en todo caso son hermosas.

Creo que esto mismo sucede en la vida. Mientras vamos por las diferentes estaciones, es tentador compararnos con otros. La mayoría de mis amigos han experimentado las estaciones comunes de ir a la universidad, casarse, tener hijos, establecerse en una carrera o ministerio, etc. Mi vida no ha seguido ese patrón. Después de la universidad disfruté una estación maravillosa de ministerio, pero breve. Luego Dios me llevó a una larga estación de enfermedad y sufrimiento. Ahora, mientras parece que la “primavera” finalmente está en camino, me pregunto qué tendrá para mí la próxima estación.

Aunque las estaciones en mi vida han sido inusuales y a veces sumamente dolorosas, sé que han sido exactamente lo que Dios ordenó para mí. Y de esa manera, son hermosas.

Dios hizo todo hermoso en su momento, y puso en la mente humana el sentido del tiempo, aun cuando el hombre no alcanza a comprender la obra que Dios realiza de principio a fin. –Ecl. 3:11

Cualquiera que sea la manera como se ven las estaciones de tu vida, Dios ha prometido hacerlas hermosas a Su manera y en Su tiempo. Él tiene un plan para nuestra eternidad, no solamente para nuestro hoy. Puede que  no siempre entendamos lo que está haciendo, pero podemos confiar en Su perfecto amor y sabiduría.

Una de las cosas que me encanta de La Florida es que mi rosal florece de vez en cuando todo el año. Oro que mi vida sea así. Sin importar las estaciones por las que pase, que continúe floreciendo y creciendo, por la gracia de Dios. Oro lo mismo por ti.

No comments: